SCRUM 5 / Notas
Pibes de selección
Pibes de selección
15/5/2013(A Pleno Rugby)
Lucas Mensa, Germán Tubaro y Manuel Carrusca representaron al Sur en la M-17 de Buenos Aires que disputó el Campeonato Argentino. La Revista Scrum5 los juntó para una producción para la edición de mayo. Conocé acá sus perfiles.

Pese a que hoy jueguen en Menores de 17, ya hay gente que anotó sus nombres a futuro. Talentosos, diferentes para el común de sus equipos, son de los que marcan la diferencia, estando o no en la cancha. De esos por los que con el tiempo muchos querrán pagar una entrada para verlos, hoy desconocidos, pero que en los clubes ya se escucha hablar de ellos.

Tanto prometen con su juego que las condiciones naturales que exceden a la media los llevaron a representar al seleccionado de Buenos Aires en el Campeonato Argentino que se disputó durante los primeros días de abril. Lucas Mensa, Germán Tubaro y Manuel Carrusca, tres proyectos del Sur que Scrum 5 los presenta en sociedad.

Nacido el 24/5/1996, Lucas Mensa comenzó a correr detrás de una ovalada a los cuatro años, vistiendo la camiseta de Banco Hipotecario, club donde jugó hasta 2010. Ya un año después se mudó a Pucará para, según él, subir su nivel individual. “Éramos pocos pibes en Banco y no iba a progresar mucho como jugador”, cuenta el apertura de buena contextura física (mide 1.82 metros y pesa 83 kilos).

“Lucas es un jugador con mucho potencial, un tamaño privilegiado para la edad que tiene, muchas destrezas naturales y un kick muy fuerte. Tiene todas las condiciones técnicas para ser un excelente jugador, pero le faltaría encontrar un puesto fijo, algo que va a conseguir en la medida que mejore su comunicación con los compañeros. Pero es un talentoso que físicamente sobresale”, lo define Diego Albanese, quien fuera su entrenador en las Águilas.

Y no le falta razón en la descripción del wing de Los Pumas. Es que el 10 del Rojo, el único de los tres que disputó todos los partidos en el Argentino, fue el goleador del seleccionado, con 31 puntos (un try, seis penales y cuatro conversiones). Admirador de Dan Carter, Juan Martín Hernández y Jonny Wilkinson, el juvenil tiene objetivos claros a corto plazo. “Me gustaría llegar a la Primera y seguir en los próximos llamados de los seleccionados”, se ilusiona Mensa, sobrino de Federico Baragiola. Familia de talentosos.

Tras un par de meses en las filas de Monte Grande Rugby Club, Germán Tubaro decidió cambiar el rumbo y partir hacia Burzaco, donde ya se encontraba jugando su hermano. “Me cambié de club en gran parte por Harold Eaton y Marcelo Rey, los profesores que tenía en el colegio”, admite el centro, que también puede jugar como wing o fullback.

Nacido el 3/3/1996, el back ya se dio el gusto de festejar con la M-15 de Pucará (también estaba Mensa), equipo dirigido por Leandro Urriza y con el que consiguió el torneo. “Es un jugador prolijo, valiente y rápido, que generalmente está concentrado. Tiene que mejorar su juego aéreo y con el pie”, sintetiza Albanese.

Admirador del neocelandés Conrad Smith, el australiano Matt Giteau y el inglés Chris Ashton, Tubaro -de 1,76 de altura y 82 kilos- sueña con jugar con Germán Villamil, actualmente uno de los entrenadores en la M-17 del Rojo (junto a Héctor Lacarra, Jorge Daniellis y Fernando Berlingieri), y Juan Cappiello.

Nacido íntegramente en el Tricolor, Manuel Carrusca arribó al club de Arenales cuando apenas tenía cuatro años, pero sus categorías infantiles debió compartirla con chicos tres años mayores que él, ya que no había la cantidad necesaria de chicos de su edad para formar una división. Sin embargo esa experiencia le sirvió al centro de 1,78 metros y 80 kilos para formarse como jugador.

Identificado con el juego de los All Blacks Sonny Bill Williams y Ma’a Nonu, sumado a la idolatría por Pablo Gómez Cora en Lomas, el centro nacido el 12/6/1996 se esperanza con vestir la camiseta del Fundador con Adrián Cherro y Diego Minutoli.

A propósito de sus cualidades, Albanese lo describe: “Es muy potente, de esos que si se tienen que tirar debajo de un tren lo hacen. Tiene una gran fortaleza mental y corre buenos ángulos. Tendría mejorar sus destrezas con las manos”. En coincidencia, sus compañeros de Pucará le valoran los mismos conceptos “Lo mejor que tiene es el tackle, va muy bien abajo. Pero tiene que mejorar el pase y las destrezas”, dicen los chicos.

Orgullosos por la experiencia vivida en Santiago del Estero, los tres coinciden en valorar lo hecho con el seleccionado más allá del tercer puesto obtenido. “Nos conocimos un montón con los chicos y pese a que en la cancha éramos rivales ahora hicimos muchos amigos. Eso fue lo más lindo”, explican. De hecho entre ellos formaron una amistad que trasciende a las camisetas. “Cuando estábamos con el seleccionado íbamos al casino todas las noches y a la vuelta comprábamos una docena de empanadas para los tres, era el postre”, admiten.

En cuanto a lo rugbystico también quedarán enseñanzas. “La previa del partido contra Córdoba fue muy buena, habíamos perdido en un amistoso previo contra ellos y encima era el debut. Hubo entrega de camisetas y todo eso nos motivó mucho. Fue un partidazo y por suerte nos sacamos la bronca del amistoso. La final contra Tucumán fue muy duro, nos golpearon mucho, son muy potentes. Nos quedó la espina y tenemos el objetivo de volver el año que viene y tomarnos revancha”, cierran. No hay dudas de que, manteniendo su nivel, estos chicos que crecen sin pausa volverán a tener su chance de desquite. Por lo pronto Pucará y Lomas disfrutan de tener a estos jóvenes con futuro promisorio.

Por Juan Pablo Zenoni
Fotos: Fede Castro Olivera
www.aplenorugby.com.ar
 

Otras Noticias