ESPECIALES / Columnas de Opinión
En busca de la regularidad
En busca de la regularidad
9/9/2013(A Pleno Rugby)
Los Pumas cayeron ante los All Blacks de manera previsible, pero lo hicieron jugando un rugby enmarañado, confuso, físico, rudo en defensa, que le complicó la noche a los mejores del mundo en un partido que tuvo sus aciertos pero también, sus errores. El análisis de Eugenio Astesiano.

El público argentino no tolera las críticas a Los Pumas si éstos juegan de manera decorosa en algunos aspectos del juego, aunque en otros no lo hayan hecho bien o lo hayan hecho directamente, mal.

Usted, lector, póngase la mano en el pecho y diga si le duele que se los critique a Los Pumas. Y ahora piense fríamente, despójese de fanatismo y exitismo, vuelva a ver los últimos ocho partidos (desde la derrota con Francia en Lille) y después regrese al segundo párrafo.

No es una cuestión de criticar por criticar. Los Pumas han caído en un pozo profundo; tocaron fondo en Soweto y ahora, como era de esperar, lo que se ve reluce como el oro, pero aún sigue siendo poco para lo que Los Pumas pueden dar. Porque lo pueden dar, sin dudas.

Le damos un ejemplo, pero después en el texto habrá más… Ayer se cometieron 10 penales y se ganó una amarilla. Se jugó otra vez por diez minutos con 14 jugadores y, creer o reventar, 21 de los 28 puntos kiwis del sábado llegaron de esos penales y la amarilla… en consecuencia: decir que Los Pumas mejoraron mucho es ser demasiado optimista o es tener ojos sólo para lo bueno.

Ahora viene Australia, que llega a este partido en estado crítico, con una carga negativa y una presión muy grande sobre Ewen McKenzie. En tres partidos del nuevo entrenador, dos se perdieron por goleada (y como locales). Además de perder la Bledisloe Cup, fueron sometidos físicamente por Sudáfrica como pocas veces y el coach no parece encontra la manera de dsalir del atolladero.

Entonces… ¿cómo plantear el partido? ¿Cómo jugarle a los aussies? ¿qué hacer?

Digamos que la irregularidad es el signo de estos tiempos en Los Pumas. La falta de consistencia en las formaciones fijas es un karma que acecha permanentemente. Repasemos: el scrum de Los Pumas parece que volvió a vivir ante los All Blacks, pero ha sido el primer partido después de muchos. Recordemos que con el line habíamos tenido el mismo sentimiento en Mendoza y no hay que ser sabihondo para comprender que lo que pasó en Hamilton demuestra que una golondrina no hace verano y que Los Pumas son muy, muy irregulares cuando se habla de scrum y line. Pareciera ser momento de intentar un cambio de hooker. Ver cómo reacciona Creevy por Guiñazú y entonces, empezar a rotar jugadores, como rezó Phelan y viene cumpliendo (por obra y gracia de lesiones, aunque también hay cambios tácticos encubiertos).

Figallo y Ayerza son, hoy, inamovibles. Tal vez sea el cambio del platense por el mendocino lo que le dé un poco de oxígeno al equipo.

En la segunda línea, el esfuerzo de Farías es encomiable y digno de destacar. Juega no sólo en una posición que no le gusta, sino que lo hace dando ventajas pues juega de 5, con un esfuerzo mayor en el scrum, lo que le quita más piernas aún. Con Carizza como titular, tal vez sea momento de que Tomás Lavanini tenga su chance de movida. Para un partido en el que Los Pumas van a jugar mucho más físicamente que ante los All Blacks (presionar a Australia en la base de las formaciones, disputar los rucks, ensuciar la salida de la pelota, hacer el juego lento)… para todo esto, Lavanini calza como anillo al dedo. Ya está probado que estos juveniles argentinos están completa y totalmente a la altura de las circunstancias y sólo hay que dejarlos jugar.

Farías puede ser una alternativa como segunda o tercera línea en el banco. Y si juega 30 minutos, su rendimiento puede ser mucho mejor aprovechado.   

El equipo encontró a su diez (Sánchez) y sinceramente, la pareja del centro de la cancha que conforman Fernández y Bosch es de las mejores que se han visto en Los Pumas en años. Buen tackle, buena coordinación, comunicación, orden… es la dupla que no debe tocarse.

Dicho esto, si el 10 está y si el 12 y el 13 también… el asunto es el 9. Landajo no viene jugando bien y su aporte ofensivo (que es su carta de presentación) ha sido hasta acá escaso o nulo. En defensa, no da garantías de ninguna clase. Por eso, ¿por qué no probar con Tomás Cubelli? merece tener una oportunidad de entrada en el equipo.

Con Camacho fuera del Championship por lesión (la peor noticia del torneo hasta acá) la pregunta es ¿Juan Imhoff o Lucas González como wing? Muchos me han contestado “Santiago Cordero”. Para Australia en Perth, es imposible, pero para después… Para este sábado, Lucas no arrastra lesiones. A juzgar por los comentarios, pareciera que la lesión de Imhoff (desgarro) no era tan grave y que estaría disponible. 

Para los exitistas… ¿cabe esperar una victoria Puma ante Australia? Sí, cabe. ¿Qué se debe hacer? Cero error.

Para quien esto escribe, una simple mejora en el juego, un paso más en conseguir esa regularidad tan necesaria, que el equipo vaya tomando confianza, que se crezca, ver una evolución de menor a mayor… que esta etapa oceánica del Championship sirva para que la última parte del mismo tenga los mejores Pumas jugando en casa, con eso vamos bien.

Por Eugenio Astesiano
Fotos: Zimbio
www.aplenorugby.com.ar
 

Otras Noticias