ESPECIALES / Columnas de Opinión
Quedó poco para celebrar
Quedó poco para celebrar
7/10/2013(A Pleno Rugby)
Los Pumas finalizaron su segundo Rugby Championship con un cierre lejos de lo esperado. Así, se fue un torneo que dejó poco para celebrar. La mirada de Frankie Deges, en su columna en A Pleno Rugby.

Se acabó el segundo año del Rugby Championship y el cierre fue difícil para el paladar del hincha seguidor de Los Pumas. La última derrota caló hondo en la sensación de una sociedad ovalada que más allá de entender que se está jugando por encima de la categoría, hubiese preferido algo más para poder celebrar. Los quinchos de cientos de clubes en el país masticaron la bronca de ver un proceso que nunca le encontró la vuelta al nivel que estaba jugando.

El equipo de Tati Phelan no consiguió el gran objetivo que habían planteado los mismos jugadores. El planteo inicial – parece hace tanto tiempo que el equipo embarcaba rumbo a Pensacola – estaba orientado hacia, finalmente, ganar un partido en el mas difícil torneo del rugby internacional.

Había dos líneas de análisis antes del torneo. Por un lado estaban quienes decían que por ser el segundo año y con el conocimiento que había de los argentinos, los rivales estarían mejor preparados. Del otro, en el grupo en el que me incluyo, éramos más optimistas.

Las lecciones del primer año habían sido tomadas por el cuerpo técnico y los jugadores; se cambiaron algunas cosas en la preparación y todo apuntaba, creíamos, a una mejora que, como decían los jugadores, llevaría al triunfo.

Ya sabemos que eso no pasó; que no sólo no se pudo ganar si no que además hubo dos partidos que mostraron la peor cara del rugby argentino. Como un sándwich ovalado, Los Pumas jugaron su mejor rugby en los cuatro partidos del medio y fueron de flojos a malos en la primera y última actuación del Rugby Championship. El arranque y el cierre fueron para el olvido.

Ingrata sorpresa nos llevamos entonces en el debut en el Soccer City de Soweto cuando el equipo capituló y se llevó una derrota tan amplia como dolorosa. El problema, se fue sabiendo después, estaba fuera de la cancha mas que adentro.

Quizás esos problemas se solucionaron en seis días o la vergüenza deportiva fue mas fuerte; lo concreto es que en la revancha de Mendoza se podría haber ganado. Un par de piques en contra le dieron el triunfo a los sudafricanos cuando nadie hubiera podido decir que no era justo si lo ganaban Los Pumas. Después de ese partido hubo que descubrir un nuevo mundo en este Rugby Championship cuando dos jugadores Pumas fueron citados a declarar por actos de juego sucio. Todo parte del proceso de aprendizaje de la gran elite.

El eterno viaje a Hamilton mostró la mejor de Los Pumas. Jugaron un buen partido contra los All Blacks que, sin dudas, son los mejores del mundo. Una amarilla complicó el partido y se hizo cuesta arriba remontar un marcador adverso contra los de negro.

Fue un buen arranque de la gira mas complicada del rugby internacional; les permitió cruzar mas husos horarios hacia la lejana Perth (no había lugar mas lejos en toda Australia…) de mejor semblante.

Por lo bajo se escuchaban críticas a los arbitrajes. Y en la lluvia del extremo oeste australiano quedó claro que con un referí menos parcial ese partido se hubiera ganado. Y ese envión hubiera dado otro cierre al Rugby Championship. Dos claras situaciones quedarán por siempre en nuestras retinas – un try penal no otorgado y un pelota robada desde un offside. La ironía fue que el mismo arbitro, unas semanas tarde tuvo un maravilloso desempeño en Ellis Park en lo que fue la final del Rugby Championship y uno de los mejores partidos de los últimos años.

Ya de vuelta en el país, jugar con los All Blacks es siempre complicado y Los Pumas jugaron a nivel. No estuvieron ni cerca de ganarlo – de hecho nunca fueron un peligro para el ingoal rival – pero conformó su entrega y perseverancia. No había porqué dudar de que el cierre con una Australia en baja podría ser positivo.

Vaya sorpresa. En el que sería el último partido en el país de Tati Phelan como entrenador y en el último test del eterno Felipe Contepomi, lo de Los Pumas asustó. Su fragilidad mental y táctica marcó un retroceso en lo bueno que estaban intentando lograr.

Lejos de asegurar ese triunfo que pedían internamente antes de que arrancara este Championship, fue tal vez peor que lo del debut en Sudáfrica porque el nivel de los australianos no era ni cerca el de los Springboks.

Las respuestas las tienen los que estuvieron en el plantel – se trabajó mucho y muy bien según cuentan desde adentro. Es muy difícil entender por qué hubo tan poco para celebrar. Queda noviembre que se acerca rápidamente. Los jugadores regresan a sus clubes golpeados anímicamente y en poco tiempo ponerse a tono con las necesidades de sus equipos.

Pasó el Rugby Championship. Fue difícil, duro y no hubo resultados.

The Rugby Championship 2013
6ª Fecha - Sábado 5 de octubre
Sudáfrica 27 38

Nueva Zelanda

Argentina 17 54 Australia

Posiciones - The Rugby Championship

Equipos

Pts

J

G

E

P

Tf

Tc

Nueva Zelanda

28

6

6

0

0

202

115

Sudáfrica

19

6

4

0

2

203

117

Australia

9

6

2

0

4

133

170

Argentina

2

6

0

0

6

88

225

Por Frankie Deges
Fotos: Daniel Salvatori
www.aplenorugby.com.ar

Relacionados:

Otras Noticias