ESPECIALES / Las columnas de Frankie
Buenas noticias
Buenas noticias
20/2/2014(A Pleno Rugby)
El breve comunicado de la SANZAR sirve para que el rugby argentino abrigue esperanzas de que está encaminado para seguir creciendo. Si bien aún no es oficial, en su columna en A Pleno Rugby, Frankie Deges analiza la posibilidad concreta del ingreso al Súper Rugby.

Cuando al rugby argentino se le cambió la orientación, pocos confiaban en que se darían muchos de los pasos que se fueron dando. En el pueblo de Woking, en las afueras de Londres, poco después de una Rugby World Cup 2007 en la que Los Pumas se habían colgado una medalla de bronce en el cuello, el mundo ovalado se reunió para debatir hacia donde iba el rugby.

El International Rugby Board convocó al foro a los dirigentes de las principales uniones, incluida la Unión Argentina de Rugby. Por ese entonces, al clamor porque Los Pumas tuvieran una actividad regular se le sumaba la presión del tercer puesto en París un par de meses antes. Desde la UAR se creía que el futuro era europeo – con la mayoría de los mejores jugadores argentinos residentes allí, tenía algo de lógica solicitar el ingreso al Seis Naciones y armar una base de operaciones en Europa. Se llegaron a visitar sedes y hasta se hicieron promesas.

Los británicos nunca nos quisieron en su torneo y el rugby entero decidió que había que cambiar al horizonte; que había que mirar hacia el este y el oeste y no al norte. Argentina era un equipo del Hemisferio Sur y allí debía instalar su rugby. El apoyo constante y real de los sudafricanos no era tan positivo y claro desde Australia o Nueva Zelanda. Para poder jugar con ellos, en los últimos años siempre ocuparon los primeros cinco lugares del ranking, había que estar a la altura de lo que el juego exigía.

Hubo que crear estructuras y hacer promesas. A la UAR se le dio un cheque en blanco y una credibilidad que por entonces difícilmente merecía fuera de los campos de juego. En nuestro país hacer eso es casi un suicidio financiero, pero el rugby en Argentina enfrentaba su última oportunidad para subirse al barco del rugby de elite. El mensaje llegó claro y con liderazgo y con mucho trabajo se armó esa estructura solicitada. Se crearon los centros de alto rendimiento, se profesionalizaron las estructuras y se trabajó en el alto rendimiento ya como ciencia y no como concepto.

Nacieron Los Pampas XV y esa fue la primera señal de que todo estaba encaminado. Los Pumas no acompañaban desde el juego y los triunfos eran escasos, pero aún así la confianza se mantenía. Ya instalado como embajador itinerante del rugby nacional, Agustín Pichot viajó incansablemente buscando alianzas, convenciendo amigos y no tan amigos de que creyeran en nuestro rugby.

En secreto, durante el epílogo del Mundial 2011, en Nueva Zelanda, se firmó el ingreso de Los Pumas al Rugby Championship. Se anunciaría un mes más tarde en el coqueto Alvear Palace. El rugby argentino recibía el espaldarazo de una competencia internacional regular. No importó que fuera con los Springboks, los All Blacks y los Wallabies. Dolió, pero se aceptó que en doce partidos desde aquel 15 de agosto del 2012, solo hubiera un empate. Ya estaban Los Pumas en un lugar merecido.

Claro… competir con los mejores jugadores y equipos del mundo requiere de más que prepararse un par de meses para un torneo de seis viajes, seis durísimos test-matches, nueve semanas de duración. Faltaba una pata más.

El ingreso de un equipo/franquicia argentino al Súper Rugby está planteado ya como una necesidad de ser competitivos en el Rugby Championship. Fue una larga negociación, muchas idas y vueltas, muchas nuevas promesas y un enorme compromiso rugbístico y económico, todo necesario para tener un equipo en el competitivo Súper Rugby.

Desde la UAR siempre hubo confianza de que el futuro sería con un equipo en el Súper Rugby. La escueta gacetilla de prensa que SANZAR envió habla de que esa esperanza ya es casi realidad. No hay nada confirmado aún, y ese sí definitivo llegará cuando se hayan firmado los contratos pertinentes entre las uniones miembros de SANZAR y la televisión, la pata económica de los torneos del Hemisferio Sur.

El CEO de SANZAR Greg Peters dijo en este escrito que “la reunión de hoy (por el jueves 20) fue otro paso importante hacia decidir el futuro del Súper Rugby. Se hicieron positivos avances y ahora tenemos un modelo preferido que involucra seis equipos de Sudáfrica y un nuevo equipo de Argentina.”

Es un anuncio confuso, sí. Pero que marca, ya oficialmente y después de una reunión del Comité Ejecutivo que el tema del equipo argentino es real, concreto.

Desde Australia Agustín Pichot (@AP9_) usó twitter para agradecer las felicitaciones, poniendo en claro que “todavía falta un poco…”

Se han ido dando pasos concretos hacia el presente que hoy vive el rugby argentino. Crece en cantidad de jugadores y en el alto nivel hay señales más que positivas. Como la que llegó desde Sydney, en la madrugada de este jueves.

Por Frankie Deges
Fotos: UAR y F Deges
www.aplenorugby.com.ar

 

Otras Noticias