ESPECIALES / Columnas de Opinión
Lo que dejó el fabuloso Mundial 2015
Lo que dejó el fabuloso Mundial 2015
6/11/2015(A Pleno Rugby)
Terminó la Copa del Mundo pero permanecen sus recuerdos en cientos de miles, millones, que lo disfrutaron a la distancia o en tremendo clima en Inglaterra y Gales. Frankie Deges hace un repaso sobre algunos de los momentos que más lo movilizaron en sus mas de 40 días allí.

Faltan 1414 días para el 20 de septiembre de 2019. Ese día comienza el noveno Mundial de Rugby en Japón y terminará una abstinencia mundialista que comenzó el sábado pasado cuando Richie McCaw en el majestuoso Twickenham levantó la Webb Ellis Cup. Ya veremos como sobrevivimos estos tres años, un mes y dos semanas hasta que arranque Japón.

Terminó el Mundial y quedaron un montón de cosas, la enorme mayoría positivas en un Mundial único, irrepetible. El mejor de todos los Mundiales.

¡Bring it on!
Una pelota gigante saliendo del medio de la cancha Twickenham recibió a los 80 mil hinchas antes del primer partido. Una ceremonia inaugural corta, simpática, de a ratos graciosa, recordando el rol de quienes iniciaron el rugby y de las grandes estrellas que pusieron al rugby donde hoy está fue un perfecto arranque. El broche fue el Príncipe Harry, exudando onda, quien con su voz grave producto de seguramente largas noches de joda, sentención: “Bring it on!”

Un TMO a la derecha
En el arranque, el sobreuso del Televisión Match Official predispuso mal a muchos. Seis veces en el partido inaugural fueron “upstairs” como le dicen los referís. En una, en un legítimo try fijiano la imagen del referí pidiendo ayuda al TMO se contrapuso con la del fotógrafo cordobés-español Martín Seras Lima, habitual colaborador de A Pleno Rugby, que abriendo sus brazos y girando sus palmas al cielo se preguntaba al igual que todos para qué llamar al TMO por un try tan claro. Después de ese partido, se utilizó relativamente bien la asistencia técnica.

Sushi sudafricano
No fue el que Japón le haya ganado a Sudáfrica – entre los resultados mas insólitos de la historia de todos los deportes – sino el como. Renunciando a patear un penal para empatar, los nipones se lanzaron al ataque y después de un largo movimiento llegaron al try a los 83’54’’ para ganar 34 a 32. El triunfo lo festejó todo el mundo. Tan importante fue la actitud de los sudafricanos que no dudaron en reconocer a un merecido vencedor. En el partido #4, el Mundial se encendió para nunca mas apagarse. Lamentablemente, Japón ganó tres de sus cuatro partidos pero no pudo pasar, por primera vez, a cuartos de final.

¡Pasáme una cerveza, bó!
Uruguay fue uno de los equipos del Tier 2 que dieron pelea y volvieron con la cabeza alta. No ganaron ningún partido, como era de esperar, pero ganaron en las relaciones publicas como uno de los equipos mas simpáticos. Enseguida después del debut en el Millennium contra Gales, sus vencedores invitaron a Los Teros a ver el partido de Los Pumas en el vestuario. No fue un tercer tiempo formal, pero fue mucho mejor: dos equipos charlando y viendo rugby.

¡Im-pre-sio-nan-te!
Nunca antes Los Pumas habían jugado ante tanta gente. Los 89.018 espectadores que disfrutaron del partido inaugural en Wembley encontraron un estadio único y un partido inolvidable. Fue el record de espectadores en Mundiales;  pero duró poco: una semana después Irlanda y Rumania jugaron en el mismo estadio frente a 89.267 espectadores.

Dijo sí
En ese partido que Rumania perdió 44 a 10 contra los irlandeses, cuando la gran parte del público ya se había ido, Florin Surugiu, envalentonado por sus compañeros como testigos, apoyó su rodilla derecha frente a su novia Alexandria y le propuso casamiento. Por suerte, dijo que sí.

Estadio boutique
Pasar de Wembley a Kingsholm, en Gloucester, fue raro para los argentinos. De todos esos miles de hinchas a tan solo 16.500 para el segundo estadio mas chico del Mundial no le quitó una pizca de emoción. “Impresionante lo que aportaron los hinchas argentinos a Gloucester,” comentaba Jason Smith, el CEO de la agencia de promoción de la ciudad. En Kingsholm, Los Pumas elevaron su nivel y la rompieron contra un duro equipo de Georgia.

GPS
El Global Positioning System fue mas que necesario para los periodistas argentinos que eligieron cubrir al seleccionado argentino, que siempre eligió hoteles alejados de los centros urbanos o cerca de la sede de su partido. Para el debut se quedaron en Ware, a mas de una hora y media de Wembley. El mas cercano fue el hotel de Cheltenham para el segundo partido, un pueblo vecino a Gloucester.
Para el tercer y cuarto partido en Leicester el equipo se quedó a poco mas de una de Leicester, en el centro deportivo de la selección inglesa de fútbol (con quien compartieron unos días el establecimiento).
En vez de quedarse en Cardiff, se quedaron en The Vale, a una media hora de auto del Millennium. El sexto alojamiento fue en el hogar del rugby inglés en Pennyhill, un hermoso hotel a 40 minutos de Twickenham, que a su vez está a 30 minutos de tren de Waterloo, una de las neurálgicas estaciones de tren en Londres.
Hubo un último cambio de hotel,  y otra vez, el GPS fue necesario para encontrar a Los Pumas a mas de una hora del centro de la capital inglesa. En ninguno de los hoteles se podía llegar fácilmente en transporte público lo que le dio una cierta intimidad a un equipo que disfrutó mucho de estar alejados.

Verde que te quiero verde
El nivel de las canchas fue excelente, aún cuando se jugaron dos partidos seguidos. Si bien no hubo casi lluvia, no hubo ni un poco de barro y las camisetas no se ensuciaron nunca. Lo mismo con las canchas de entrenamiento. De hecho, todo lo relacionado a la organización fue impecable. Aplausos para World Rugby, Rugby World Cup y England 2015.

Cambio de quincena
Los hinchas argentinos fueron de los mas coloridos y multitudinarios. Viniendo de un país en crisis, con problemas de divisa, de a momentos los puntos mas icónicos de algunas ciudades inglesas parecía Mar del Plata o Miami en verano. Eso sí, viajaron de a bloques de a quince días – los que fueron a los primeros dos partidos, a los siguientes dos y cuartos de final; y a semifinales y final. Hubo muchos que teniendo previsto volverse antes, no desaprovecharon el quedarse a la semi. Gracias a que Irlanda se quedó afuera del Mundial frente a los Pumas, aparecieron muchas entradas para los últimos partidos.

Dieeegooo, Dieeegooó
La presencia de Diego Maradona en Leicester produjo una revolución. Es que el Diego es un torbellino. Cuando bajó al vestuario el equipo se revolucionó y hasta los tonganos lo invitaron al suyo, cosa que no hizo. Estuvo con un perfil mucho mas bajo al cumplir su promesa de volver a las semifinales. En un palco, sentado al lado de los padres de Mario Ledesma, su euforia la tapó el buen desempeño de los Wallabies.

“Se estaría haciendo pís…”
Eso dijo el CEO de World Rugby Brett Gosper sobre la razón por la que el sudafricano Craig Joubert salió corriendo al finalizar el cuarto de final que Escocia perdió con Australia. Le adjudicaron un error sobre el final que le dio el partido a los Wallabies. Los de amarillo apoyaron cinco tries, le regalaron dos a los escoceses y quedaba suficiente tiempo para que lo dieran vuelta. Pero es mas fácil caerle encima al referí. No ayudó que World Rugby saliera con un comunicado explicando y aclarando el error. Fue la única mancha en un torneo en que el referato fue de muy buen nivel.

Agua…como te deseo
Septiembre y octubre son, estadísticamente, los meses de mas lluvia en Inglaterra. Por suerte, durante el Mundial llovió poco y nada…es mas, hubo muchísimos días de cielo azul y sol. Otra a favor de este gran Mundial.

¿No lo viste?
Mucho se discutió si la suspensión de nueve semanas a Mariano Galarza por hacer contacto en la zona de los ojos de Brodie Retallick con los dedos había sido justa. Existió el contacto y eso ya justificaba aplicarle las 12 semanas de mínima sanción al segunda línea. Por buena conducta y falta de antecedentes le bajaron a nueve.
De la misma manera, la semana de suspensión a Chelo Bosch fue tan justa como fue justo que lo sancionaran por un tackle elevador. Sirve que el jugador se muestre arrepentido, mas allá de que lo que se juzga es la acción.
Ahora bien, en un Mundial en el que privó el juego limpio y la honestidad, una semana de suspensión a Michael Hooper por el golpe desleal y desubicado sobre un inglés fue demasiado poco.

Hemisferio Sur
Eliminada Inglaterra en la primera fase y con Gales, Irlanda y Escocia despidiéndose en cuartos de final, quedaron los cuatro del Rugby Championship para jugar los últimos cuatro partidos. Fue la consecuencia de jugar mejor al rugby.

Todos bien
Entre tantos buenos jugadores es difícil destacar a pocos. Pero hagamos el esfuerzo. Entre Los Pumas no hubo ninguno que no diera el nivel, pero por encima de otros estuvieron Agustín Creevy, el Toro Ayerza, Tomás Lavannini, el Corcho que se retiró jugando su mejor rugby, Leo Senatore que no es brilloso pero efectivo; las puntas con Juan Imhoff y Santiago Cordero estuvieron bien cubiertas y Joaquín Tuculet fue una seguridad constante. Dignos y merecidos cuartos que solo perdieron contra los tres mejores.

Definitivamente los mejores
Los All Blacks se quedaron con la Webb Ellis Cup. Fueron los mejores mas allá de haber jugado solo tres partidos difíciles – Argentina, Sudáfrica y Australia. La demolición de los Wallabies en la final marca su nivel y con un Richie McCaw convertido en el mejor jugador de la historia levantando la copa, no hay mejor poster de promoción para nuestro deporte.

Por Frankie Deges
Fotos: Gaspafotos y Rugby World Cup
www.aplenorugby.com.ar

Otras Noticias