ESPECIALES / Columnas de Opinión
Mantengamos limpio al rugby
Mantengamos limpio al rugby
8/12/2015(A Pleno Rugby)
Nuestro deporte está haciendo muchas cosas bien, que se ven mejor aún por el desastre de otras disciplinas. Es responsabilidad de todos mantener esto, según reflexiona Frankie Deges.

“¿Sabés lo que me gusta del rugby?” me pregunta Charlie Merlo sin esperar a que le responda. “Me gusta eso de la caballerosidad, el que no hay incidentes, que los jugadores ni le hablan al referí, que hay respeto. Me recontra enganché en el Mundial y me vi todos los partidos que pude y me encantó.”

Mientras comíamos un impresionante dorado a la parrilla de 16 kilos en una mesa en Resistencia, Charlie, eximio golfista y con poco conocimiento del rugby, se encantaba con nuestro deporte. Capitán del Chaco Golf Club y tan apasionado con su club como lo estamos en el rugby, daba una visión desde afuera de lo que representamos para quienes no son de nuestro ‘palo’.

Habiendo pasado el fin de semana en compañía de muy buen gente de golf en el Chaco (para el que le interesa entrevistando a Fabián Gómez, reciente ganador de un torneo del PGA), el rugby y Los Pumas es una referencia ineludible en este fin de año deportivo.

La mesa, en la que había un juvenil de CURNE tan fanático del rugby como del golf, discurrió entre lo que tiene el rugby como deporte, lo que genera en la gente sea o no del deporte.

Este fin de semana se publicó en los diarios ingleses que David Beckham, gran ícono del fútbol mundial – sí, tranquilos muchachos: Messi y Maradona siguen siendo los mejores -, prefiere ver rugby que ver fútbol.

“Me gusta porque no hay maldad entre los hinchas y se pueden sentar juntos,” dijo en una entrevista radial. “Amo el rugby, amo verlo; me encanta todo. He disfrutado ir a Twickenham mas que ir a ver fútbol.”

En el rugby se viven cosas que no están pasando en otros deportes. Estos son días difíciles para el fútbol a nivel nacional e internacional, como lo ha sido para el atletismo, dos deportes de enorme perfil. El primero es el deporte universal; el otro afecta el gran evento que se viene que es Río 2016.

La corrupción en el fútbol es tal que no se puede definir un presidente en la Asociación del Fútbol Argentino cuando hay solo 75 votos. ¿Qué decir de la corrupción tan parte del fútbol en todos los niveles? Leía que tan solo doce de los acusados por el escándalo de la FIFA se han declarado culpables y entre ellos llevan pagados 40 millones de dólares en multas. Cabe preguntarse ¿lo que será la que se llevaron? Otra duda: el actual presidente de la AFA, ¿caerá en la volteada del FBI?

El atletismo tiene un cáncer que es el doping. En todos los deportes, todos, incluido el nuestro, están quienes intentan acortar pasos y esquivar esfuerzos en busca de un mejor rendimiento a través de lo que provee la química. En el atletismo es un problema endémico, como lo es en el ciclismo. Hoy cayó la Federación Rusa de Atletismo, pero como en el fútbol, pueden caer mas.

Correr un segundo mas rápido, tirar un centímetro mas lejos, saltar un centímetro mas alto o lejos, son la diferencia entre ganar y perder. El ganar lo es todo; perder no es nada.

El ciclismo asume que solucionó su problema soltándole la mano a quien fuera su gran emblema Lance Armstrong hace unos años. Lejos están de conseguir un deporte limpio. Lejísimo.

Los controles en los deportes americanos son mas leves o permisivos y si a Gabriel Batistuta en su momento no le hubieran aplicado tantos corticoides y tanta anestesia hoy no tendría tantos problemas en sus rodillas. Le cuesta caminar sin dolor. Conocemos su historia, se debe repetir por cientos.

El rugby no está limpio, ni sano. Hay doping en la URBA y asumiremos que hay en otras ligas y campeonatos del país. Que no se sepa es porque quien es encontrado con sustancias prohibidas en su cuerpo solo recibe una sanción en privado y es fácil decir que tal o cual jugador está lesionado o dejó para dedicarse al estudio o al trabajo.

No hay políticas nacionales y por lo caro del sistema de recolección de muestras y análisis son pocos los testeos que se hacen. No es cuestión de dar nombres – de hecho no los tengo – pero si resaltar que la educación y el testeo son claves.

En eso está el rugby internacional que anunció, a través de World Rugby, que de las muestras tomadas antes y durante el Mundial no hubo ninguna con rastros de dopaje. Esta buena noticia se complementa con el hecho de que se guardarán las muestras tomadas para futuros análisis. El doping está siempre uno, dos o hasta mas pasos, de los controles. Lo que hoy no aparece en el testeo puede aparecer mas adelante.

La educación es clave y desde su Keep Rugby Clean Day que se hace en cada uno de los torneos de World Rugby, juveniles, Mundial, se hizo en Dubai el viernes, se proyecta por fuera del deporte del alto rendimiento la necesidad de mantener el deporte limpio de dopaje.

Algún iluso largó el rumor de que a Mariano Galarza la suspensión de nueve partidos era porque en realidad había dado mal un control de doping y lo habían escondido. Estupideces. World Rugby no transa con el dopaje. Esto además ofende a un médico como Galarza.

El dopaje es malo porque afecta al espíritu mismo del deporte, ese que tanto agrada a propios y ajenos como Charlie y Beckham. El rugby pregone el esfuerzo, el trabajo en equipo, el respeto a las reglas, al rival, al referí y al compañero…todo queda pisoteado cuando se cae en la tentación de acortar el trabajo con ayuda química.

Mas allá de lo moral, está obviamente el daño físico que puede llegar a ocasionar el dopaje. Al buscar continuamente mejorar el rendimiento se saltean etapas en la creación de drogas y se empiezan a utilizar por el beneficio instantáneo y no el problema futuro.

Además, el rugby es indiscutiblemente un deporte de conjunto en el que uno puede ser Superman, pero igual necesita otros 14 compañeros que puedan cumplir su 15ava parte del trabajo correctamente. Nadie salva al equipo.

El mensaje es claro pero vale repetirlo una vez mas: el único responsable de lo que entra en el cuerpo es el propio jugador. Trabajemos en educar esos valores que tanto defendemos.

Por Frankie Deges
Fotos: A Pleno Rugby
www.aplenorugby.com.ar

Otras Noticias