ESPECIALES / Columnas de Opinión
Quesada conducción
8/8/2018(A Pleno Rugby)
Hace exactamente una semana, Mario Ledesma asumía como Head Coach de Los Pumas; ahora le tocó el turno de Gonzalo Quesada en Jaguares; ambas grandes contrataciones, según sostiene Frankie Deges en su habitual columna de opinión para A Pleno Rugby. ¡El texto completo en esta nota! Un puesto marcado por la historia. Argentino, con acento francés. Más que una patada bonita.
Si hace siete días decíamos que Los Pumas estaban en buenas manos, se puede decir que Jaguares están, también, en buenas manos. Podríamos decir que el regreso al país de primero Ledesma y ahora Quesada, que el miércoles firmará con la Unión Argentina de Rugby su contrato para liderar el nuevo proyecto Jaguar es el regreso de dos hijos célebres de nuestro rugby.


Ambos con fabulosas carreras en Los Pumas y en el rugby profesional y ambos con pasados mundialistas tanto como jugadores como en el cuerpo técnico de un equipo finalista.

Ya se ha hablado mucho del desembarco de Ledesma. Hoy es el turno del Queso Quesada, un producto del Hindú Club, colores que le fluyen por las venas. Cansado de romper récords con su pie en Argentina y participar del comienzo de esta racha multi-campeona de los de Torcuato, y tras terminar como goleador de Rugby World Cup 1999, al abrirse las puertas europeas, fue de los que se marchó.

Muchos de esos Pumas que habían terminado en quinto lugar en Gales ‘99, el apertura dejó Hindú para instalarse en el Mediterráneo, en Narbonne, donde tras un primer año en que debió recuperarse de una lesión de hombro, en la temporada 2001-02 sumó 223 puntos en trece partidos.

Del 2002 al 2004 llevó aquel Olimpia de Oro ganado en 1999 a Beziers por las siguientes dos temporadas, para mudar su rugby al Stade Français de Agustín Pichot, Nani Corleto y Juani Hernández. Tras once partidos allí, jugaría en dos clubes más en Francia, el Pau y a Toulon cuando todavía estaba en segunda pero buscaba regresar a la elite.

A mediados de 2007 decidió decirle basta al rugby profesional y volvió a Hindú para terminar allí su carrera y disfrutar de sus últimos cartuchos.

Claro que el principal recuerdo fue su fino pie derecho que tan bien usó para Los Pumas entre 1996 y 2003, jugando 38 test y sumando 486 puntos.

Al colgar los botinas, más allá de que su corazón estuviera en Don Torcuato, su vida estaba en Francia y tras haber hecho un master en París sobre ciencias relacionadas al deporte - biomecánica, psicología del deporte - enseguida fue convocado por el ex ala internacional Marc Lievremont para asistir al seleccionado francés.

"Soy el responsable del juego con el pie en el staff técnico, mi función principal de todos los días; pero también participo ciento por ciento con los otros entrenadores en la organización ofensiva, en las charlas sobre la manera de jugar, en la discusión de las ideas y de los objetivos que le queremos dar al seleccionado", le comentó Quesada a Clarín en RWC 2011.

La realidad es que terminó siendo quien mantuvo unido un grupo peleado con el entrenador, que venía para el cachetazo en Rugby World Cup 2011 - perdieron contra All Blacks y Tonga en la primera fase - y que sorprendió casi ganando la final.

Tras terminar el vínculo con la Federación Francesa de Rugby y ser un eficiente comentarista en la televisión francesa, le llegó la posibilidad de entrenar en París, ciudad donde vivía, al Racing Metro. Estando allí, además de organizar una clínica en el club, gestionó entradas para un test en el Stade de Franca para grupo de 80 jugadores de un club argentino que estaba de gira (mi sobrino y sus amigos eternamente agradecidos) - hecho destaca la persona que es.

Hubo una nueva mudanza de club aunque no de ciudad ya que tomó las riendas de Stade Français a quien acomodó y terminó sacando campeón en 2015 tras ocho años sin festejos. Cuando el equipo dio la vuelta olímpica, en los hombros del Queso estaba calzada la camiseta de Hindú.

El último paso fue en la bonita Biarritz donde no pudo sacar del pozo a un club en decadencia.

Si bien había sido tentado para Jaguares a la par que lo buscaban a Ledesma, fiel a sus principios, había comprometido su palabra en el equipo vasco y no aceptó. Al desvincularse Ledesma del equipo y tener la UAR la necesidad de llenar el vacío en Jaguares, Quesada aceptó hacerse cargo.

Sus credenciales son intachables y tendrán como gran aliado a su amigo y ex compañero Mario Ledesma, que además tiene un hermano ovalado como colaborador en Nico Fernández Mirada. Se dice que Manasa, hermano menor de Nico, podría sumarse a colaborar con Quesada, aunque son rumores que no se han podido confirmar.

Probablemente, acostumbrado a un rugby europeo de distinto estilo y carácter al del Súper Rugby, le llevé un tiempo acostumbrarse pero su capacidad es tal que estará mas que listo para el arranque del próximo torneo el año próximo.
Por: Frankie Deges (@frankiedeges)
Foto: Zimbio
Otras Noticias