ESPECIALES / Columnas de Opinión
Un staff confiable
13/8/2018(A Pleno Rugby)
Mario Ledesma trabajará con su núcleo íntimo en Los Pumas. Nico Fernández Miranda, Pablo Bouza, el Negro Gaitán y Gonzalo Quesada tienen mucha historia en común. Frankie Deges, en su habitual espacio semanal, ve como positivo que los lazos deportivos se crucen con los afectivos. Además >> Las columnas de Frankie.
Ya no queda nada para que arranque la séptima temporada de The Rugby Championship. Este sábado de madrugada y después de infantiles habrá rugby en la tele. Primero la Bledisloe Cup que disputarán Wallabies y All Blacks en su fecha fija en Sydney. Y luego en Durban, Sudáfrica recibirá a unos renovados Pumas en el King’s Park.



Será un partido de debut pero el más importante de todos, el que se lleva los titulares periodísticos es el de Mario Ledesma y su staff, a cargo de unos Pumas que buscarán empezar a revertir un contexto de poco éxito reciente.

Viejos conocidos

Ledesma no llegó sólo a Pumas. Llevó a sus amigos
Nico Fernández Miranda y el Negro Gaitán, sumando además a Pablo Bouza y a última hora a Gonza Quesada, que el miércoles pasado selló su incorporación a la UAR como Head Coach de Jaguares hasta fin de 2021. Amistades ovaladas y de vida que suman. Ex compañeros, amigos, casi hermanos, este grupo tiene mucho rugby jugado junto.

Los cinco pasaron por Los Pumitas en distintas etapas, primeros fueron el medioscrum de Hindú y el polifuncional forward de Duendes, en 1991; repitió el
Bichi en 1992 junto a un potente tercera línea de chapitas de Curupaytí, un tal Mario Ledesma, que compartía la base de aquel scrum con Tati Phelan, predecesor en el cargo que hoy ocupa.

Gonzalo Quesada fue suplente del
Colo Fuselli en un partido del Sudamericano de 1993 mientras que el Negro Gaitán jugó en Los Pumitas en 1996-97.

Rápidamente fueron todos llegando a Los Pumas en un orden similar. Primero Nico en 1994, luego Bouza en junio de 1996, Quesada un partido antes que Ledesma, ya devenido en hooker, en septiembre de ese año, en el extinto Panamericano. Finalmente, más joven, Gaitán llegó a Los Pumas en 1998.

Fueron todas carreras largas con el seleccionado y jugando rugby profesional en distintos países y cantidad de años. Estas mentes ovaladas, muy conectadas con el juego, con grandes momentos compartidos y parte de la revolución del rugby argentino hacia el rugby de alto rendimiento, aprendieron con cada paso dado.

Parte del cambio

En el Rugby Park de Hamilton, el 62 a 10 frente a All Blacks en 1997 tuvo a los cuatro más grandes sufriendo a unos All Blacks que una semana antes había ganado 93 a 8. Fue el primer test ante un equipo de primer nivel de Ledesma, la pareja de medios fue la de Hindú y Bouza entró por Rupa Travaglini que se fue directo al hospital con un profundo tajo en la mejilla.

Al volver de ese viaje, comenzó la revolución del rugby que derivó en el Mundial de 1999 y, ocho años más tarde, el tercer puesto en Francia 2007.

Cada uno realizó caminos muy distintos, como jugadores y luego entrenadores, hacia el lugar que hoy ocupan. El factor común fue el enorme trabajo, compromiso, profesionalismo y esfuerzo, manteniéndose al día con un rugby en constante evolución. La amistad del rugby los unió de chicos y hoy los vuelve a juntar.

Contaba Gonzalo Quesada el miércoles cuando se lo presentó como nuevo entrenador de Jaguares que él había influido para que Pierre Berbizier llevara a Ledesma a Narbonne, la primera parada del coach de Los Pumas en un periplo que lo llevó a donde hoy está. “Hoy me trae de vuelta al país.”

Honestidad hacia el juego

Cinco ex Pumas de sólida trayectoria, de honestidad hacia el juego que hoy preparan al equipo para un nuevo comienzo.

Sudáfrica es un viejo conocido de la épica Puma. Pronto tendremos que dejar de usar palabras como épica o heroísmo ya que el proyecto Ledesma-Quesada no buscará ese tipo de victorias sino triunfos basados en el trabajo, la planificación, la estructura, a lo que habrá que sumarle una dosis de locura, como remarca, o exige, Ledesma.

Los Pumas nacieron en 1965 en Sudáfrica y 50 años después le ganaron por primera vez, con aquellos Pumas iniciáticos como espectadores VIP, a los Springboks en esta misma Durban en la que ya está el seleccionado.

Fue uno de los puntos culmines de la gestión Hourcade, ganándole con una claridad notable a unos Springboks que no pudieron, por más que quisieron, con un equipo que ese día dio un paso hacia la historia.

Buscarán seguir haciendo historia, aunque Sudáfrica está en un momento más avanzado en su también reconstrucción, con un entrenador que tiene tan solo unos pocos meses más que Ledesma a cargo de su seleccionado.

Chipi de vuelta

El regreso de Juan Figallo a Los Pumas es la gran noticia de un plantel que por repetir nombres sabe que el camino a la recuperación no puede demorarse más. Las señales de la mejora tienen que ser inequívocas y claras. Contundentes.

No es el salvador, pero si marca un mojón importar al ser el primer “europeo” en volver a Los Pumas.

En un mundo ideal, esa recuperación llegaría con un triunfo, pero hoy con ver mejoras en lo actitudinal y en el juego va a generar una esperanza en lo que viene.

Ya hubo para el deleite con los Jaguares de Ledesma, habrá que ver qué tan rápido se amolda al más alto nivel del rugby mundial, aunque uno tiene la sensación que el head coach está más que listo.

Materia gris, conocimiento, experiencia y pasión no le falta a este grupo de amigos que se reencuentran a cargo de llevar adelante el rugby nacional. Cada uno llegó por su capacidad y dejará, como es de esperar, al equipo mejor que lo que lo han tomado.

Huevo sudamericano

El futuro del rugby sudamericano enfrenta interesantes desafíos y el camino hacia el alto rendimiento en sus uniones en membresía son una necesidad que tendrá en el
Huevo Hourcade la cabeza de una transformación.

El currículum del tucumano tiene como punto saliente haber entrenado a Los Pumas entre 2013 y junio de este año, pero si algo tiene es la capacidad de generar equipos y establecer proyectos desde el arranque. No nos olvidemos que Pampas XV tuvo un solo coach; lo que generó el Huevo con ellos derivó en el seleccionado que luego terminaría cuarto en Inglaterra 2015.

Ahora, volcará su enorme caudal de experiencia y capacidad en una región que tiene a Argentina como nave insignia pero un potencial que está haciéndose realidad.
Por: Frankie Deges
Foto: Daniel Salvatori
Otras Noticias