ESPECIALES / Las columnas de Búsico
Un año de transición e imaginación
23/2/2021(A Pleno Rugby)
La escasez de recursos obligó a la Unión Argentina a reducir su presupuesto y a suspender los dos torneos, a nivel clubes, más importantes. Es decir, que en 2021 no se jugará el Nacional de Clubes ni el Torneo del Interior. Escribe Jorge Búsico, en una nueva entrega para A Pleno Rugby.

“No hay plata”. Esta es la frase que se repite en la UAR. Es la razón por la cual en 2021 no habrá Nacional de Clubes ni Torneo del Interior, como así también se redujo el presupuesto en personal e infraestructura en las Academias, además de un recorte general de gastos. Los ingresos para este año representarán sólo el 30 por ciento de lo que la entidad percibía hasta que irrumpió la pandemia. En ese escenario hay que ubicar la posibilidad de que Jaguares se reinvente en una nueva competencia, como sugiere la idea de instalarse en Europa para disputar el Por 14, la ex Liga Celta. Se trata de una excelente oportunidad, pero, por el momento, muy difícil de llevar a cabo.



En la UAR están al tanto de lo que ya trascendieron algunos medios británicos y, claro, hay entera disposición de analizar todas las alternativas, pero hoy aparece imposible afrontar los costos de instalar un plantel profesional en Europa –la ciudad vasca de Bilbao sería la opción- durante al menos tres meses. “No hay plata”, es la explicación que vuelve a darse. Tendrían que darse ventajas económicas que vengan desde allá para que de alguna manera cierren algunos números. Y también encontrar apoyos aquí, que en este caso asoman más complicados aún.

Si bien la caída más fuerte de ingresos se produjo por la salida del Super Rugby, hay otra realidad que acompaña: el rugby perdió sentido de pertenencia para las marcas. Los episodios ocurridos el año pasado –asesinato en Villa Gesell, Maradona, tweets- como así erróneos manejos desde la UAR provocaron el alejamiento de patrocinadores. Un ejemplo: Nike sólo proveerá ropa de ahora en más. Vale decir también que en estos años los equipos nacionales se han encontrado a veces con faltante de ropa o que ésta venía de equipos de fútbol. Tampoco ha sido la panacea esta distribución, aun en tiempos de grandes triunfos y de enorme vidriera.

El tema de los sponsors situándolos en una posible competencia en Europa es clave porque además la UAR no presentaría a los Jaguares que jugaban el Super Rugby, sino a los que quedaron aquí y que ahora disputarán la SLAR. Estos tienen ahora un escueto beneficio económico, al punto que la idea es que luego vuelvan a sus clubes. Hoy son menos que semi profesionales. Los Jaguares que afrontaban el Super Rugby tenían contratos que superaban por lejos la media de un trabajador en el país. Por eso les convenía también estar en la Argentina. No es la misma situación para los Jaguares XV, que, si se concretara la participación en el Pro 14, tendrían que cambiar de status. Y para eso, hoy, se necesita plata.

De 2016 a 2020, la UAR contó con un presupuesto generoso que en a nivel local sólo superaba el fútbol. El ingreso al Super Rugby y los acuerdos con la Sanzaar eran lo que vulgarmente se conoce como un win-win. Los gastos grandes –viajes, hotelería- corrían por cuenta de la organización, por lo cual las ganancias millonarias estaban siempre aseguradas. Todo eso desapareció. Quedó, sí, el Rugby Championship, pero sin generar la masa económica que traía el SR. El año pasado fue todo pérdida, que no resultó peor porque la categoría de los jugadores les permitió ubicarse pronto en Europa y Australia. Entonces, ahora tendrá que aparecer la imaginación de la dirigencia. Será una buena prueba.

El 2021 será un año de transición para el rugby argentino. Habrá que reacomodarse puertas adentro. También es una buena oportunidad. Fortalecer los clubes, revitalizar los torneos de las

Uniones, recuperar a los jugadores que se alejaron durante la pandemia. Será, además, un año político, porque en 2022 se renovarán las autoridades de la UAR, lo que abre además una posibilidad para pensar estrategias ante esta nueva realidad.

Las vacunas han despertado las esperanzas del mundo, sobre todo si en la reunión de la Organización Mundial de Comercio que comenzó hoy se libera temporalmente la protección de las patentes de las vacunas contra el Covi-19. Ya se habla de volver a la antigua normalidad en 2022. Algunos países la instalan en el segundo semestre de 2021. Reino Unido, por ejemplo, le puso fecha al desconfinamiento total: 21 de junio. ¿Vendrá Gales entonces a jugar con los Pumas en julio?

Es verdad: no hay plata. Pero en el rugby siempre se aprendió a jugar en la adversidad. Ese será el desafío en 2021.

Por: Jorge Búsico
Foto: A Pleno Rugby
Otras Noticias