ESPECIALES / Las columnas de Frankie
Aceptemos el empate
21/11/2020(A Pleno Rugby)
En siete días, Los Pumas lograron una victoria ante los All Blacks y un empate ante Australia, que genera orgullo. Que hayan estado a centímetros de ganar en la última jugada muestra que, aún sin jugar bien, es un equipo que siempre busca el triunfo. Lo analiza Frankie Deges. Además >> Un valioso empate. Análisis 1x1 Videos >> Imhoff se fue temprano. ¡Acá está Petti!

Roger Federer hay uno sólo. El mejor tenista de todos los tiempos sigue teniendo esa capacidad de, partido a partido, mantener el nivel que lo llevó durante casi dos décadas a ser exitoso.



Lo del tenista suizo es ya más un tema mental – cerca de los 40, claramente sus triunfos no dependen de su físico. Oficio, optimismo, visión de túnel, hambre de gloria y mentalidad ganadora son algunas características de una carrera que sumó 20 Grand Slams.

Son pocos los Federer del mundo deportivo y en un deporte de conjunto como el rugby habría que conseguir que los quince, o veintitantos que juegan por equipo, tienen que estar en el mismo lugar mental para poder llevar adelante victorias como la que todavía se celebra contra los All Blacks.

Pasaron siete días y contra los Wallabies, Los Pumas no perdieron. Algo que antes era una situación de celebración, lo que ha generado el equipo de Pablo Matera es que, lejos de festejar, se acepta a regañadientes el resultado, remarcando los errores que no dieron el triunfo en vez de las virtudes que evitaron la derrota.

Cuando la semana pasada hablábamos de victoria y éxito, quedaba claro que eran cosas diferentes.

Estos Pumas están camino al éxito. El gran objetivo es mostrar crecimientos constantes, mejoras que conducen a que los triunfos sean parte de ese éxito.

Si desde el juego el partido con los Wallabies no se dio a partir de las expectativas que se habían generado, justamente no perder y no mostrar ni un ápice de alegría marca esto. Este equipo no celebra no ganar.

Lo de los All Blacks había sido gigante. Único.

Se hubiera necesitado un plantel de Federers para poder mantener la cabeza fría y repetir algo de que habían hecho una semana atrás.



No paso en la totalidad que hubiéramos querido.

Aún así, hay un claro quiebre mental y éste es un equipo en vías de ser exitoso.

Pensar que en tan solo siete días se le ganó a los All Blacks y se empató con Australia genera orgullo. Es más que lógico felicitar lo hecho por Mario Ledesma, su staff y el amplio grupo de jugadores.

Con la corriente en contra, con un equipo australiano que sabía como había que jugarles post-All Blacks, lo de Los Pumas fue positivo.

Que hayan estado a centímetros de ganar en la última jugada muestra que aún sin jugar bien, es un equipo que supo mantenerse en partido.

La defensa fue el estandarte de unos Pumas que tuvieron poca posesión; Australia buscando quebrar con distintas alternativas siempre chocó con una pared celeste y blanca. Los tackles no tuvieron la contundencia de la semana anterior – el desgaste físico es evidente – y no hubo tantos tackles dobles. Aún así, no hubo tries en contra, aspecto muy positivo en un partido que tuvo algo de anti-clímax.

Pablo Matera, que se está ganando un lugar en el Olimpo Puma, no tuvo la presencia del primer partido – ni las picantes interacciones con el referí – pero estuvo siempre ahí, cerca del juego, metiendo. Liderando.

Su kick en tiempo cumplido marca una mente ganadora. Cuando todos pensábamos que el negocio del empate era gigante, él se jugó por ir al triunfo. El pique a Santiago Cordero le dijo que no pero lo que mostró la situación fue la mente ganadora del capitán y como empuja a su equipo.

Son múltiples las razones por las que no se pudo ganar, ni se estuvo en posición clara de llegar al try. Las causas podrían encontrarse en una semana difícil desde lo mental. ¿Entendible? Sí. ¿Aceptable? En este proceso de cambio, totalmente.

Lejos estamos de tener mentes robotizadas como la de Federer. No sé siquiera si es el objetivo, pero a mayor cantidad de jugadores con esa mentalidad, más triunfos llegarán, revalidando que el camino al éxito es el que se está tomando.

Ahora vienen dos semanas aún más duras

Al cansancio natural y normal, físico y mental, que se hizo claro a lo largo del partido se le sumará la sed de revancha de unos All Blacks lastimados.

En ESPN Mario Ledesma confirmó que se vendrán cambios. Como hacerlos sin resentir la columna vertebral es el gran desafío. Pensar en jugar sin la mayoría de los que arrancaron los dos primeros partidos de este Tri Nations cuesta. Es el rompecabezas que tiene que armar Ledesma.

Se habló, y se vio, el buen trabajo, ganas y esfuerzo hecho por tantos. Será el momento de explotar todo y que exploten los que les toca entrar.

Si tomamos el ejemplo de Gonzalo Bertranou, el único cambio al quince que empezó en el Bankwest Stadium de Sydney, entonces las reservas están más que listas como para que Ledesma asuma algún riesgo en el armado del equipo.

Parte del éxito es poder mover y cambiar piezas y que no se afecte el rendimiento. Veremos en qu{e lugar de ese camino se está.

Después del día histórico con los All Blacks, era difícil analizar lo que podría ser el partido con los Wallabies. Se decayó en múltiples ítems pero no se perdió y no se recibió ningún punto en contra. No se quebró a los Wallabies, pero aún con pasos hacia atrás, se avanzó.

Entonces, amigos, aceptemos el empate.
Por: Frankie Deges
Foto: UAR y VillarPress
Otras Noticias