ESPECIALES / Las columnas de Socino
“Se hizo historia”
16/1/2019(A Pleno Rugby)
Edinburgh puso de rodillas a Toulon en el Stade Mayol y quedó a un paso de la clasificación a cuartos en la Champions Cup. Juan Pablo Socino, en su columna semanal, valoró el éxito en tierra francesa, pero puso también el foco en la última barrera para cumplir el objetivo: Montpellier. Sección especial >> Las columas de Socino.
El fin de semana pasado viajamos a Francia con muchísimas expectativas. Por un lado, estaba de escapar un poco del frío, conocer una ciudad tan importante rugbísticamente, un estadio con historia y con uno de los mejores ambientes en Europa en cuanto a público. Enfrentábamos a un equipo plagado de estrellas internacionales con la oportunidad de hacer nuestra historia consiguiendo una victoria en el Stade Mayol.


Europa parece pequeño, pero no fue un traslado corto; volamos desde Edimburgo hacia Marsella para luego tomar el micro hasta Toulon, que demoró una hora.

Llegamos con el tiempo para hacer el reconocimiento del campo, ver los alrededores y no tener ninguna sorpresa llegado el momento del partido al día siguiente.

El sábado amaneció con un sol hermoso que iluminaba sobre la costa francesa, algo que en pleno invierno escocés es un lujo. Una cantidad importante de hinchas escoceses empezaban a asomar en los cafés aledaños al estadio, mezclándoselo con sus pares touloneses. Se estaba empezando a palpitar un gran encuentro.

Sabíamos el desafío rugbístico que enfrentábamos: Toulon es muy físico en su pack de forwards y tiene unos tres cuartos desequilibrantes.

Entendíamos que los primeros 20 minutos iban a ser probablemente los mas importantes, ellos llenos de energía, potenciados por el publico local, iban a tratar de imponer su ritmo y potencia física. Se pusieron arriba en el marcador demasiado rápido para lo que habíamos planeado en la semana.

El primer try nos sirvió como despertador; desde ese momento logramos controlar la pelota e imponer nuestro sistema de juego, haciendo que su pack se moviera y por lo tanto nos ofreciera espacios para atacar. Llegamos al try con una gran jugada que culminó con un gran off load Jamie Ritchie para que Darcy Graham apoye en la esquina.

Logramos llegar al entretiempo 12-8 abajo, pero jugando más rugby, sin poder capitalizar nuestras oportunidades.

Volvimos a la cancha con la energía completamente recargada; sabíamos que teníamos la posibilidad de hacer historia para Edimburgo, para Escocia y para nosotros como plantel.

El segundo tiempo nos encontró ampliamente dominantes, elevando el ritmo de juego con el pasar de los minutos; dominamos el line out y pusimos presión con el pie, haciéndolos trabajar de sobremanera para salir de su campo.

Luego de un intercambio de posesión de pelota, recuperamos una pelota dentro de nuestras 22 yardas para que Bill Mata corriera 50 metros y haciendo uno de los mejores off loads que vi en toda mi carrera para que James Johnstone apoye bajo los palos y probablemente selle el partido.

Los últimos minutos fueron de Toulon tratando de realizar una remontada que no íbamos a permitir.

Con el partido definido, gran cantidad de hinchas locales fueron abandonado el estadio y el único ruido que se escuchaba era de los eufóricos hinchas visitantes que habían logrado hacer el viaje al sur de Francia.

Ni el estadio imponente, ni el ruido de los hinchas locales ni tampoco el gas pimienta en los alrededores del estadio debido a las protestas por los chalecos amarillos en contra del Presidente Macron lograron desviarnos de nuestro objetivo propuesto días antes.

Viajar, jugar nuestro rugby, mantener nuestro plan de juego, imponernos en ataque y defensa y lograr un resultado.

Se ganó y se hizo historia. Queda Montpellier de local en Murrayfield y la posibilidad de seguir escribiendo historia, ganar y darnos el regalo de un cuarto de final de local.

Mirá los partidos de Europa, en vivo, en
FloRugby
Por: Juan Pablo Socino
Foto: Edinburgh
Otras Noticias