ESPECIALES / Las columnas de Socino
“Cada entrenador tiene su método”
19/2/2019(A Pleno Rugby)
Un nuevo fin de semana pasó y trajo buenas noticias para el Edinburgh de Juan Pablo Socino que en su columna habitual para A Pleno Rugby da cuenta de su felicidad y, además, relata cómo trabajan en el club cada día de la semana con vistas al próximo partido con la meta de mantenerse en los primeros puestos del torneo. Sección especial >> Las columnas de Socino.
Venimos de una gran semana ya que ese bloque importante de tres partidos del que les comenté en mi última columna fue con triunfo ante los Dragons por 34 a 17, que nos dejó segundos, igualados con Benetton, en la tabla.


La razón de un triunfo no se basa exclusivamente en los ochenta minutos sino en cómo se desarrolla la semana previa.

Justo se da que el partido de Dragons y el de la próxima semana contra Benetton, partido clave, es viernes, pero les voy a contar como es una semana en el rugby profesional.

Domingo:

Tras tener libre el sábado, lamentablemente hay que arrancar un domingo. Nos encontramos en el club a las 8.15hs para realizar el monitoreo matutino, lo que implica pesarse, flexibilidad y otras pruebas de percepción de fatiga. Esto les permite a los entrenadores saber, día a día, como se encuentra cada jugador para encarar la jornada. A las 9am, los tres cuartos tenemos reunión para analizar cómo se jugó el partido previo, ver las cosas positivas y las que hay que mejorar.

Durante ese tiempo, los forwards van al gimnasio y realizan una rutina de todo el cuerpo, tren inferior y superior.

Al terminar, intercambiamos. Cuando se termina el gimnasio, cada jugador tiene en una mesa todos los suplementos que fueron especialmente seleccionados de manera individual por el preparador físico.

A las 11.30hs es el almuerzo, casi siempre compuesto por dos opciones de proteína animal, vegetales, un hidrato y variedad de yogures. Cada jugador sabe la ingesta que le corresponde debido a la meta que se le haya establecido (bajar, mantener o subir de peso).

A las 12.30hs tenemos reunión de equipo, donde se habla en conjunto de lo que fue el partido previo.

El entrenamiento principal en cancha empieza 13:45hs, donde normalmente se hacen destrezas y ejercicios de acondicionamiento físico.

Lunes:

El lunes arranca un poco más temprano, lo que me permite evitar el tráfico de la ciudad. Tenemos que completar el monitoreo antes de las 7.30 y luego desayunar, ya que a las 8:15 tenemos el primer turno de gimnasio: elongación y activación.

A las 9hs tenemos reunión de backs seguido por entrenamiento en cancha, normalmente trabajando destrezas y situaciones de ataque y defensa con contacto, mientras los forwards ingresan al gimnasio para su principal sesión de pesas de tren inferior.

Ahí se vuelve a intercambiar los roles y nos volvemos a juntar en el almuerzo, donde la variedad de la comida no es siempre la mejor, pero es saludable y cumple su trabajo… al menos eso dice el preparador físico.

13 30 horas tenemos la reunión de todo el equipo, donde ya se empieza a analizar el próximo rival y las estrategias a llevar a cabo. Algunas veces se suele anunciar el equipo también,

Si la reunión no se extendió, a la hora estamos ingresando a la cancha; en invierno el sol ya empieza a bajar y el frio hace difícil agarrar la pelota. Este entrenamiento es el más intenso de la semana, con mucha carga física y de contacto, se puede llegar a correr por encima de los 4km.

Alrededor de las 16:15 estoy volviendo a casa, pero en ciudad como Edimburgo, el tráfico, hace que sea un poco más largo el viaje.

Martes:

Entre semana siempre tenemos un día libre; desactivo la alarma y esperamos a que el perro nos despierte. Siempre tomamos unos mates con mi mujer hasta que activamos para ir al gimnasio. Dependiendo de cómo este el cuerpo, hago un poco de elongación y pileta.

Después vuelvo a casa a descansar. Ese es el día que aprovechamos para ir al cine o salir, y ¡aprovecho para romper la dieta!

Miércoles:

La alarma suena a las 6 10, para un día similar al martes, solo cambia el contenido y la intensidad. Ya se trabaja todo en detalle lo que se va a tratar de llevar a cabo el fin de semana. Si el equipo fue anunciado, ayuda ir buscando las combinaciones. La intensidad es mucho más baja, priorizando la calidad. Los que no están entre los 23 del día de partido, suman trabajo físico y más gimnasio al final del día.

Jueves:

Día de Team Run o Captain’s Run, con un imaginario en el estadio, sin oposición, repasando jugadas y salidas de mitad de campo, propias como recepción. Los pateadores practicamos, los hookers hacen line y los medio scrums prueban patadas al cajón. Luego se hace una activación muy breve en el gimnasio, unos saltos, unos sprints de 10mts y unos levantamientos explosivos.

Se cierra este día con una comida todos juntos, acá incrementa la creatividad del chef del club y suma...fideos.

Viernes: 

Día de partido. Variará si el partido es de visitante – salvo Glasgow, al resto viajamos el día antes – o si es en Edimburgo. Pero eso es tema de otra columna.

Esta actividad semanal – que se mueve un día si jugamos sábado – es bastante intensa y repetitiva. Cada entrenador tiene su método y organización; esta es la nuestra y en base a los resultados, por ahora se nota que funciona.

Mirá los partidos de Europa, en vivo, en FloRugby
Por: Juan Pablo Socino
Foto: Edinburgh
Otras Noticias