ESPECIALES / Las columnas de Socino
Preparamos el partido frente a Cardiff Blues con completa seriedad; era el segundo de este bloque en que nos planteamos el objetivo de ganarlos todos. La victoria nos hubiese sumado al segundo puesto y acercado aún más a zona de Play Offs. 
La semana fue un poco más extendida, debido a que el partido se disputó un sábado, por lo que entrenaremos lunes, martes, jueves y viernes. Cuantos más entrenamientos se pueden hacer, mejor es para nosotros. 


En este caso, presentábamos algunas rotaciones al equipo debido a que varios jugadores del plantel se encontraban en Francia, para disputar el partido con Escocia por el Seis Naciones. 

Esto permite repasar los movimientos y tácticas repetidas veces y poder incluir dos sesiones en el gimnasio de tren inferior y una de tren superior. Aún a esta altura de la temporada, el gimnasio es importante.

En el día libre de esta semana sumamos una clase de yoga que nos ayudó a recuperar y mejorar el rango de movilidad, sobre todo en la zona de las caderas.

El sábado fue un hermoso día en Edimburgo, alrededor de 11 grados, sol con algunas nubes, sin viento. Condiciones más que favorables para jugar rugby y atípicas para la época del año, teniendo en cuenta que estamos en febrero – el año pasado en esta fecha estaba nevando. Desde tempranas horas ya se respiraba rugby en el aire de la ciudad, la gente se preparaba en los bares para seguir a su selección que jugaba en París contra Francia.

Obviamente, el resultado en París no fue el esperado, mucho menos la performance del equipo, pero no impidió que toda esta gente siguiera su caravana de rugby con destino a Murrayfield para acompañar nuestro equipo.

Las estadísticas hacían notar que de los últimos seis encuentros entre Cardiff y Edimburgo, solo habíamos conseguido ganar una vez; esto se contraponía que de local no habíamos perdido. Teníamos que usar este último para hacernos fuerte y conseguir los cuatro puntos

Tuvimos un primer tiempo muy bueno, donde aprovechamos dos oportunidades para ponernos 14 a 0 y luego defender las arremetidas del equipo galés hasta el entretiempo.

Sabíamos que los primeros 40 minutos no habían sido perfectos, pero estábamos imponiendo nuestro juego. Debíamos eliminar los errores no forzados y continuar defendiendo. Lamentablemente esto no pudo ser así.

Los errores siguieron ocurriendo, muchos de ellos no por mérito del equipo visitante, lo que hace que el resultado final sea aún más frustrante y decepcionante para nosotros.

Perder 19 a 17 luego de haber estado arriba 14 a 0 nunca es bueno, sobre todo cuando uno mismo es su peor enemigo.

Nos agregamos una presión innecesaria para cumplir el objetivo de meternos en los puestos de playoffs.

Sobre todo cuando nos toca viajar a Italia a jugar contra el Treviso de los también argentinos Nacho Brex y Tomy Baravalle, que viene de ganar los últimos cuatro partidos.

Vamos a tener que hacernos fuertes una vez más y sacar adelante esta situación.

Por: Juan Pablo Socino
Foto: Edinburgh
Otras Noticias