ESPECIALES / Las columnas de Socino
Nos queda una última chance
19/4/2019(A Pleno Rugby)
En su habitual columna en A Pleno Rugby, Juan Pablo Socino analiza el presente de Edinburgh y lo que se viene. “Esperamos terminar la etapa regular del torneo con una victoria ante nuestro clásico rival Glasgow”, señaló. ¡Imperdible!
Como había contado en la columna anterior, luego de la derrota contra Munster por los cuartos de final de la Copa Europa, no habíamos tenido mucho tiempo para analizar lo sucedido, ya que se nos venía encima el partido contra Ulster. Un rival directo en nuestras aspiraciones a clasificar para los playoffs del Pro14.

Mejores condiciones no podíamos tener. Habiendo perdido por un punto en el partido de ida a comienzos del torneo, esta vez nos tocaba recibirlos de local, lugar donde muy pocas veces nos habíamos tocado perder este año.

Habíamos trabajado muy bien en la semana, el grupo entero entendió la importancia del partido y cada uno sumó todo lo que pudo desde el lugar que le tocó. No siempre es fácil, sobre todo para los que no les toca entrar a la cancha, pero esto iba a ser una demostración de carácter.

El inicio del partido, más bien los primeros 40 minutos, no pudieron estar más alejados de todo lo que habíamos planeado. Nunca logramos hacer pie, nos deshicimos de la pelota demasiado rápido, cometimos demasiadas infracciones y nunca conseguimos consolidar nuestra defensa que había sido una bandera de este equipo durante todo el torneo.

Estando así las cosas, se nos hizo muy difícil poder jugar e imponer nuestro plan de juego.

Parecía ser uno de esos días donde nada podía salir bien.

Nos fuimos al entretiempo con una sensación de decepción, en el partido más importante del año, el equipo no podía sacar adelante la situación y los play offs se nos escapaban de las manos.

Por otro lado Treviso estaba dando la sorpresa, venciendo a Munster de local. Teníamos que salir al segundo tiempo a matar o morir, a cambiar la imagen que habíamos dejado en el primer tiempo.

La actitud del equipo cambió, pero lamentablemente el desarrollo del partido no. Seguimos con imprecisiones y fallas en defensa.

Ulster siguió aprovechando las situaciones que se les presentaban, sin arriesgar demasiado. La desesperación y las ganas de cambiar las cosas no lograron reflejar nuestra mejor imagen.

Ya no dependemos de nosotros y las chances de pasar a los play-offs son casi nulas, pero se viene un clásico contra Glasgow.

El sistema del Guinness PRO14 clasifica directamente a los dos primeros de cada Conferencia a las semifinales. Leinster, en nuestra Conferencia B, le sacó 16 puntos a Ulster. En la otra Conferencia, Glasgow, lamentablemente, está primero, pero tiene que ganar para asegurarse el pasaje directo, lo que los hace aún más peligroso.

El segundo y tercero de cada Conferencia juegan una especie de cuarto de final para, los ganadores, pasar a semifinales.

Nosotros terminamos la fecha pasada con 51 puntos, uno menos que Benetton que tiene un partido contra Zebre, el equipo que menos veces ganó en la temporada.

Saldremos a jugar sabiendo que pasó con Benetton, que juega cinco horas antes que nosotros.

Eso generará seguramente en el equipo un impacto sicológico positivo o negativo según el resultado que llegue desde Italia.

Hablaba de clásico y eso significa que es un partido diferente, en el que la actualidad de los equipos no siempre importa. Son dos ciudades que se enfrentan por esa gloria personal. Hay más en juego que los puntos.

Esperamos terminar la etapa regular del torneo con una victoria ante nuestro clásico rival Glasgow.

Queda una última chance de meternos en la Copa Europa del próximo año, pero primero habrá que pasar las Pascuas y luego sí, el fin de semana definitorio en Glasgow.

Ganas hay pero no depende íntegramente de nosotros.
Por: Juan Pablo Socino
Foto: Edinburgh
Otras Noticias