ESPECIALES / Las columnas de Socino
Se viene un partido clave
26/4/2019(A Pleno Rugby)
Enfrentaremos a nuestros eternos rivales Glasgow Warriors en situación de visitante. Se disputa la tradicional Copa 1872, y como si esto no fuera suficiente atractivo, ambos equipos se juegan la clasificación a la etapa de definiciones.
Se viene el que potencialmente podría ser nuestro último partido de la temporada.

Enfrentaremos a nuestros eternos rivales Glasgow Warriors en situación de visitante. Se disputa la tradicional copa 1872, y como si esto no fuera suficiente atractivo, hay mas cosas en juego.



Por el lado del local, necesitan ganar para asegurarse jugar la semifinal en situación de local, algo que en esta Liga y probablemente en cualquiera, es una gran ventaja.

Por nuestro lado la situación es un poco más complicada. Tenemos una mínima posibilidad de terminar en el tercer puesto y disputar los play offs, aunque para que eso suceda, necesitamos que Treviso pierda su partido contra su clásico rival Zebre, que ha tenido una temporada muy baja, y que Scarlets, que también juega un derby de su país contra Newport Dragons, no sume punto bonus.

A todo esto, hay que agregarle que nosotros tenemos que ganar.

Para Edimburgh no solo está en juego la Guinness PRO14 sino que también está la posible clasificación a la Champions Cup del próximo año.

Todos estos son factores que hacen que el partido tenga un atractivo múltiple.

Más allá de las razones antes mencionadas, es también un partido que nadie quiere perder por ser los dos equipos de Escocia. Glasgow ha perdido los últimos dos partidos contra nosotros y quieren recomponer eso.

La primavera llego a Escocia y con esto un poco del tan deseado sol. Es inevitable el efecto positivo que esto genera en todo el plantel en una semana tan importante.

La última fecha del año siempre hay emociones encontradas en el grupo, jugadores que se van, otros que se retiran, muchos que siguen y varios con la incertidumbre respecto a que les traerá el futuro.

Esta semana tuvimos la cena de fin de temporada, un momento para que jugadores, staff y sus familias compartan un buen momento.

Sirve para hacer un balance de lo que fue la temporada que está terminando y despedir a quienes no seguirán el club.

Tuve la suerte de recibir un premio que se llama Ironman – una distinción entregada por el cuerpo técnico al jugador con la mejor actitud profesional y que siempre estuvo físicamente disponible y no se perdió ningún entrenamiento.

Fue una sorpresa muy linda sobre todo en una temporada en la que no tuvo muchos minutos en cancha.

Que te reconozcan por el trabajo que uno hace día a día, más allá de las circunstancias de ser elegido para jugar, es algo que me llena de orgullo.

De cara al último partido y después de una gran noche, es imposible que las energías no fluctúen; pero este partido sirve para unir a todos por una última vez, para ganarle a Glasgow. Y quizá, ojalá, estirar la temporada un par de partidos más.


Por: Juan Pablo Socino
Foto: Edinburgh
Otras Noticias