ESPECIALES / Las columnas de Socino
El balance de Socino
1/5/2019(A Pleno Rugby)
Sin posibilidades de ingresar en la definición del Pro 14 Rugby, se cerró la temporada regular para Edinburgh. Y Juan Pablo Socino hizo su balance, en su habitual columna en A Pleno Rugby. “Somos un grupo que está creciendo un montón y debemos mejorar y empezar a pensar en lo que se viene”, sostuvo. Mirá también > Los especiales de Socino.
Nos tocó jugar el último partido de la etapa regular, en el último turno, comenzando a las 19:35hs del sábado. Una larga agonía esperar esos últimos ochenta minutos.

Sabíamos que íbamos a comenzar nuestro partido sabiendo los resultados de nuestros rivales directos.

 

La última chance que teníamos de poder clasificar a los play offs era que tanto Scarlets como Treviso perdieran sus correspondientes partidos y nosotros saliéramos victoriosos del nuestro contra nuestro clásico rival y vecino, Glasgow Warriors.

El plantel se juntó en Murrayfield a las 14:45hs. Realizamos unos movimientos de activación y los "walk-throughs". En esta actividad se separan forwards y backs y repasan todos los movimientos de ataque y defensa por separado.

Una vez terminado esto, tuvimos la comida que normalmente consta de algunos tipos de hidratos, vegetales, avena y algunas proteínas magras.

Al mismo tiempo estaba empezando el partido en Cardiff entre Scarlets y Newport Dragons. Partido sumamente importante para nosotros debido a que el equipo de Llanelli venía un punto detrás de nosotros.

Mientras nos preparábamos todavía en Murrayfield, cono masajes y vendajes, todos los ojos estaban atentos a las pantallas.

A las 16:30hs nos subimos al micro para iniciar el corto viaje por la M8 hacia Glasgow, con el nervio de lo que sucedía lejos de allí.

Como no podía ser de otra manera en estas etapas de definición, el partido en Gales tuvo un final de esos que te hacen comerte las uñas. Dragons lo ganó en el último minuto con la última conversión, ni más ni menos que a manos, o los pies en este caso, de un ex Edimburgo.

Las esperanzas seguían intactas; el primer resultado que necesitábamos para seguir soñando se había dado a favor nuestro. Mientras el micro cruzaba Escocia, la atención giraba hacia Italia y el clásico entre Zebre y Treviso.

Lamentablemente, éste fue el resultado que no nos favoreció; más allá de la rivalidad entre el norte y el sur, Benetton fue demasiado para Zebre.

A punto de salir a la cancha, ya sabíamos que no teníamos chances de quedar terceros.

Sí quedaba viva la posibilidad de clasificar para la Champions Cup del año próximo. Para eso teníamos que vencer una vez más a nuestros vecinos. Un estadio lleno, la Gravy Cup, mejor conocida como 1872 Cup en juego y el historial que nos favorecía. Ellos necesitaban la victoria para poder garantizarse una semifinal de local.

El partido no se dio como lo esperábamos, no pudimos retener la pelota ni dominar las situaciones de contacto. Concedimos puntos demasiado fácilmente, y ante un equipo que se caracteriza por su ataque es algo que no se puede hacer.

Scarlets ganó y Beneton también, pero nosotros no pudimos hacer nuestra parte.

Cerramos así una temporada irregular. Donde conseguimos resultados importantísimos, sobre todo en la Champions Cup; también perdimos partidos que debíamos ganar, como Zebre de visitante, Kings y Cardiff de local.

Somos un grupo que está creciendo un montón, con muchos jugadores internacionales – si queremos llegar a instancias finales debemos aprender y rápido de los errores, porque la Guinness PRO14 no te perdona.

Ahora queda descansar y recargar energías. Miraremos las finales desde afuera y empezaremos a pensar en lo que se viene.

Por: Juan Pablo Socino
Foto: Edinburgh
Otras Noticias