ESPECIALES / Las columnas de Socino
Se cierra una nueva temporada
30/5/2019(A Pleno Rugby)
Finalizó la Temporada del Pro 14 y Juan Pablo Socino le pone la lupa al cierre del torneo. Además, habla de la convocatoria de su hermano, Santiago, en la lista de Pre Mundialista. ¡Imperdible!
Como si no hubiese sido suficiente con la hermosa noticia de que mi hermano se volvía a la Argentina para sumarse a Jaguares, se suma el notición de que también fue seleccionado en la lista extendida de 46 jugadores que comenzarán la preparación de Los Pumas para el Rugby Championship y, posteriormente, el Mundial de Japón.



Esta es una de esas situaciones que muestran cómo la vida de un jugador de rugby profesional puede cambiar rotundamente de un minuto a otro; el rugby es la prioridad y determina la agenda del jugador y si la hay, también de su familia. Se cambian planes, vacaciones, ciudades en función de las opciones que ofrece la profesión.

Como hermano mayor, saber que está en una posición tan linda, que tuve la suerte de vivir hace cuatro años, cuando fui llamado justo antes del Rugby Championship 2015. Es una experiencia muy linda, algo para toda la vida, y que le toque a mi hermano, con los enormes esfuerzos que ha hecho, me encanta. Soy su hincha número uno.

Habiendo escrito toda la temporada sobre el Guinness PRO14, no podemos no hacerlo sobre la gran final, lo que fue una impresionante fiesta de rugby en el Celtic Park de Glasgow.

Por parte de los "locales", Glasgow Warriors, sus simpatizantes llegaron desde todos los rincones del país – los Highlands, el Border Country, los Lowlands y mismo Edimburgo.

Pero como como es costumbre, los hinchas de Leinster acompañaron en gran número, sin importar el clima lluvioso, siempre dispuestos a acompañar un equipo que les da siempre alegrías. Dos hinchadas numerosas rompieron el record del PRO14 de espectadores, con 47,128.

No iba a poder ser para Warriors esta vez; Leinster se impuso 18 a 15 en lo que fue un partido digno de una final. Dos equipos que disputaron cada pelota como si fuera la última, en el que tampoco faltó la controversia. Probablemente, la más discutida y sufrida por los simpatizantes escoceses fue la tarjeta amarilla a Rob Kearny por golpear en el aire a Stuart Hogg.

Para muchos debió haber sido tarjeta roja y probablemente hubiese cambiado el rumbo del partido y, tal vez, el resultado. Hoy es solo anecdótico ya que Leinster se coronó nuevamente campeón compensando de alguna manera la final perdida en la Champions Cup semanas atrás a manos de Saracens.

Cierro así una temporada que tuve el gusto de compartir con ustedes a través de esta columna. Fue un placer poder compartir con los lectores de A Pleno Rugby el torneo que me toca jugar, un poco de mi vida como rugbier.

Ahora sí, a descansar que pronto se viene la próxima temporada.
Por: Juan Pablo Socino
Foto: Edinburgh
Otras Noticias