ESPECIALES / Los especiales de Alejo
Pumas 7s, entre dudas y confianza
15/6/2018(A Pleno Rugby)
El Challenge Trophy conseguido en París, con victorias ante equipos de fuste, resultó un cierre positivo para el equipo de Gómez Cora que devuelve la confianza de cara al Mundial. Balance de una temporada que había empezado con mejores expectativas. Sección especial >> Los especiales de Alejo
El seleccionado argentino de Seven se despidió del Circuito Mundial con un sabor agridulce. El Challenge Trophy conseguido en París el 7° puesto final en la temporada no se condicen con las expectativas que había generado y el potencial que avizora el equipo de Santiago Gómez Cora, pero al mismo tiempo permiten cerrar con una sonrisa y llegar con el ánimo intacto al gran objetivo de 2018: el Mundial de la especialidad en San Francisco.



Los Pumas 7s habían comenzado la temporada despertando un gran entusiasmo entre los fanáticos del rugby en la Argentina. Dos subcampeonatos y un tercer puesto en los primeros cinco certámenes, que lo habían elevado hasta el cuarto lugar en la general, hacían presagiar una campaña histórica. En siete de las primeras nueve etapas cumplieron con el objetivo primigenio de meterse en cuartos de final.

Sin embargo, en Singapur comenzó la debacle con un equipo alternativo (14° entre 16) y en las últimas dos etapas no alcanzó a meterse entre los ocho mejores. Afortunadamente, se despidió de París con tres triunfos en la última jornada ante seleccionados de fuste como Kenia, Australia y Gales y maquilló un poco la imagen que había dejado en el primer día y en las dos etapas anteriores.

París también dejó otro par de señales ambiguas. Canadá, que con seguridad será el rival de Pumas 7s en octavos de final, se destapó con su mejor actuación de la temporada al llegar a semifinales y alcanzar el cuarto puesto. Contó con algo de complicidad del fixture, ya que para llegar a esa instancia le alcanzó con vencer a Rusia, Escocia e Irlanda, pero no deja de ser un gran impulso para un seleccionado histórico en la especialidad pero que no tuvo una buena temporada (sólo tres veces llegó a cuartos de final).

Además, Canadá es un equipo que históricamente ha complicado a Pumas 7s en certámenes intercontinentales, ya que dos veces le birló la medalla de oro en definiciones de Torneos Panamericanos.

Del otro lado, Fiji por fin empezó a dar signos de debilidad. El virtual rival en cuartos de final venía arrasando con cuatro títulos consecutivos y parecía imbatible, pero se cayó en París. Perdió con Kenia en la clasificación y, aunque finalizó primero luego de derrotar a los All Blacks, su confianza entró en jaque. En cuartos de final cayó ante Inglaterra por una conversión y quedó condenado al quinto puesto.

Un párrafo aparte para Sudáfrica, que no ganaba desde la primera etapa, en Dubai 2017, y necesitaba un milagro para defender el título en la temporada. Lo logró gracias a la caída de Fiji y una gran victoria en la final ante Inglaterra, y por supuesto gracias a que fue el equipo más regular, clasificándose en cada oportunidad a semifinales.

Una semana antes, el equipo argentino al fin había logrado hacerles partido a los isleños luego de sufrir dos goleadas estrepitosas. Un resultado que les posibilita a los argentinos sumar confianza de cara a lo que debería ser EL partido del Mundial para ellos.

Ahora viene la parte más trascendente del año. Gómez Cora tiene un mes para preparar el equipo y llegar de la mejor manera a la cita ecuménica. El certamen en San Francisco promete ser el mejor en la historia de la especialidad, por el entorno y por la trascendencia que ha cobrado el juego del seven en el mundo a partir de que adquirió status olímpico.

Luego de algunos años en los que le costó ajustarse a esta nueva realidad, en la que muchos países invirtieron fuertemente en el seven y la Argentina, animador histórico, parecía haber retrocedido, Gómez Cora consiguió darle una impronta propia al equipo y esta temporada, con un plantel prácticamente nuevo, consiguió resultados y rendimientos altamente satisfactorios.

“El balance del circuito es positivo. Veníamos de un año en el cual el foco estaba en volver a formar un equipo y creo que el objetivo pasaba por hacernos un equipo más fuerte y pasar la barrera de los cuartos de final”, aceptó el capitán Gastón Revol. “Tuvimos muy buenos momentos, sobre todo los primeros seis torneos. Lamentablemente nos caímos un poco en el final, pero creo que el equipo está muy bien de cara a lo que se viene ahora con el Mundial de San Francisco”.

Aparecieron nuevos valores, como Renzo Barbier, Marcos Moroni o Conrado Roura, y se consolidaron otros como Matías Osadczuk y Lautaro Bazán Vélez. Sobre el final, regresaron algunos baluartes de la talla de Santiago Álvarez, Rodrigo Etchart y Germán Schulz, cuya experiencia será clave en San Francisco, además del aporte de los históricos Revol y Franco Sábato. La preocupación pasa por algunas lesiones sufridas a último momento.

La debacle del final no debe traccionar como contrapeso. Antes bien, debe tomarse como producto de una transición inacabada. En cambio, el festejo en París, con el Challenge Trophy en lo alto, debería significar un impulso para preparar de la mejor manera la gran cita del año.
Por: Alejo Miranda
Foto: UAR
Otras Noticias