ESPECIALES / Los especiales de Alejo
Todo está en la cabeza
6/7/2018(A Pleno Rugby)
Jaguares sorteó otro obstáculo al reponerse del bajón que sufrieron en junio con Los Pumas y se propone seguir por el mismo camino en los próximos dos partidos en Sudáfrica en los que se define la temporada: la clasificación está en juego, pero también la posibilidad de terminar segundo y aspirar a llegar muy lejos. Mirá también >> Los Especiales de Alejo
¿Cómo un mismo jugador puede sacarse una camiseta y ponerse otra y cambiar drásticamente su forma de jugar? ¿Cómo un sábado puede lucir excelso, siete días más tarde rozar el papelón y a la semana siguiente nuevamente deslumbrar? ¿Cómo puede alguien llevarse por delante al rival más fuerte un día y al otro ver cómo le pasan por al lado jugadores de segundo plano de un seleccionado inferior?



Son preguntas que no tienen una respuesta unívoca. O al menos, que no se pueden responder de manera inmediata, sino que será el tiempo el que encuentre la explicación. Lo concreto es que Jaguares volvió al Super Rugby como si nada hubiera pasado después del partido con Sharks. La victoria del sábado pasado ante Stormers resultó una continuidad de las seis anteriores. Como si un hubieran pasado cuatro semanas entremedio. Como si en esos 28 días no hubieran vivido, el mismo grupo de jugadores, uno de los pasajes más traumáticos en la historia reciente de los Pumas. Todo está en la cabeza.

“Es algo que por más que le busquemos explicación ni nosotros le podemos encontrar”, se sinceraba Jero de la Fuente en diálogo con
A Pleno Rugby antes de partir a Sudáfrica. Allí se encuentran los Jaguares, en dos semanas que resultarán clave para definir la suerte de toda la temporada, lo que pasó hasta aquí y lo que vendrá.

Siete victorias seguidas y nueve en total convierten al equipo argentino en el tercer equipo más ganador del Super Rugby hasta aquí, detrás de Crusaders y Hurricanes e igualado con Highlanders y Chiefs, cuatro equipos neocelandeses. No es descabellado afirmar que se encuentran en ese nivel. Ningún equipo de su propia conferencia, la sudafricana, podrá superarlo en número de triunfos al final de la temporada. Y aún así, todavía no consiguieron nada.

Aunque llegan como favoritos al partido en Pretoria, la misión de Jaguares es complicadísima. Los sudafricanos se hacen muy fuertes en casa y van a salir a jugar por el orgullo. Un punto que consiga Rebels en la madrugada ante Reds y Bulls quedará fuera de carrera por alcanzar los playoffs. Con posibilidades de clasificarse o no, los locales saldrán con el cuchillo entre los dientes e intentarán vengar el honor de la goleada sufrida en el partido de ida en Vélez (54-24) y de mantener en alto el honor de su país, que ve cómo un equipo argentino arrasa en su conferencia. Luego de dos derrotas iniciales (ante Sotrmers y Lions en las dos primeras fechas, cuando el equipo todavía estaba en construcción), Jaguares lleva cuatro victorias seguidas ante equipos sudafricanos.

Recuérdese lo que ocurrió un año atrás: Jaguares había comenzado muy bien la temporada, con cuatro victorias en cinco partidos, pero viajó a Sudáfrica para una gira de tres partidos que comenzó justamente con una inesperada derrota en Pretoria ante Bulls, un equipo que por entonces no tenía la fortaleza de este año y que, como esta vez, venía de caer ante Sunwolves. Jaguares nunca venció a uno de los actuales equipos sudafricanos del Super Rugby como visitante. Las únicas victorias en esa tierra fueron ante Kings y Cheetahs, que no están más en la competencia.

Pero si algo demostró Jaguares esta temporada es la capacidad de superarse a sí mismo. Partido a partido fue quebrando barreras y acumulando rápidamente hitos a su historial. Y nunca le pesó la presión de saberse favoritos o tener que pelear por la clasificación. Incluso han sabido resolver muy bien partidos en el epílogo, algo que seguramente deberán enfrentar en esta gira. Fortaleza mental, que le dicen.

Hay un segundo objetivo que entraña esta gira y puede ser vital para el desenlace de la campaña. Clasificar es el primero, obviamente, y para eso hay que ganarle a Bulls. De conseguirlo, se abre la puerta de ser primero en la conferencia y se despeja así el camino de llegar lo más lejos posible. Dos éxitos equivaldrán a terminar primero y finalizar, como mínimo, en la tercera ubicación en la tabla general, lo que garantiza ser local en un partido de cuartos de final.

Pero si además Jaguares consigue un punto más que Waratahs en estos dos encuentros finalizará segundo, por lo que además evitará jugar con un equipo neocelandés que seguramente ocupe la sexta ubicación (Hurricanes, Chiefs o Highlanders) y le tocaría casi con seguridad Rebels o algún sudafricano (Lions, presumiblemente). Y como yapa, de pasar se aseguraría también la semifinal en casa.

¿Demasiado aventurado? Sí, si se considera que Jaguares ni siquiera está clasificado y que la misión sudafricana está muy lejos de ser pan comido. No tanto si se advierte el gran momento del equipo, que ha demostrado capacidad de sortear cualquier obstáculo que se le oponga. Incluso un bajón propio con otra camiseta. Todo está en la cabeza.
Por: Alejo Miranda
Foto: Daniel Salvatori
Otras Noticias