ESPECIALES / Los especiales de Alejo
Como en el segundo tiempo, pero mejor
22/9/2019(A Pleno Rugby)
Los Pumas todavía tienen una bala en el cargador. Ahora se vendrá Tonga, un rival al que no deberían tener problemas en vencer y luego llegará el encuentro que puede marcar una bisagra: Inglaterra. Y si ganan, estarán muy cerca de haber logrado el objetivo. ¿Puede la Argentina llevarse ese partido? Por supuesto que sí. Te lo cuenta, desde Tokio y en su columna, Alejo Miranda. Mirá también >> "Nos referearon como a un país chico". Además >> "Tenemos que ser mejores". El análisis 1x1.

Los Pumas todavía tienen una bala en el cargador. Si le ganan a Inglaterra, estarán muy cerca de haber logrado el objetivo. Es fácil hacer la regla de tres simple: si no pudieron con un equipo intermitente como Francia, menos van a poder con la solidez granítica de Inglaterra. Claro que la regla de tres simple, ni la regla de tres compuesta ni el teorema de Pitágoras se aplican en el rugby. ¿Los Pumas pueden ganarle a Inglaterra? Por supuesto que sí. Aunque tengan todas las de perder, aunque Inglaterra esté hoy dos escalones arriba.



En el segundo tiempo, los Pumas mostraron varias de las virtudes que, en la previa, los tenían como uno de los equipos candidatos a llegar lejos. Al menos para mí. Y esa presunción, si bien perdió muchísimo sustento, no se desvaneció por completo. Los Pumas pueden ganarle a Inglaterra. Deben jugar como en el segundo tiempo, y todavía un poco mejor. O esperar que los ingleses jueguen algo por debajo de su nivel.

Los Pumas no deberían tener problemas para vencer a Tonga, ni siquiera rotando el equipo más allá de los cambios que aparecen como evidentes: Urdapilleta, Carreras, Delguy; algún otro seguro tendrá la oportunidad de mostrarse y ganarse un lugar, otros saldrán para no desgastarse. Y de paso, encontrar el mejor equipo para enfrentar a Inglaterra.

¿Cómo se le gana a Inglaterra? Mínimamente, con la intensidad con que jugaron en el segundo tiempo. Sometiendo con el tackle, obligando al rival a devolver la pelota con el pie, yendo para adelante con los forwards. Pero con eso solo no alcanza. Si los Pumas les quieren ganar a Inglaterra deberán, también corregir algunas cosas y agregarle otros condimentos a lo que hicieron en ese segundo tiempo.

En primer lugar, deben ser más clínicos tanto en ataque como en defensa. Desperdiciar oportunidades en los últimos metros como ocurrió en tres oportunidades y entregar la pelota en la recepción como ocurrió inmediatamente después de pasar al frente son suficientes para marcar la diferencia entre la victoria y la derrota. Entre seguir con vida o volverse a casa.

Y además, debe reverdecer en materia ofensiva. El sábado, los backs casi no tocaron la pelota. No consiguieron ningún quiebre, excepto a partir de pelotas sueltas o recepciones aéreas. Los lanzamientos estuvieron bien controlados y los semiataques se limitaron a ser embates de forwards.

Ante Francia, los Pumas fueron dominantes en el scrum, efectivos en el line-out, disciplinados en defensa (apenas cinco penales). Todo eso tendrá que estar una vez más ante un equipo sólido como en el inglés, que basa su juego en ejecutar a la perfección el abecé del rugby y busca dominar con los forwards y capitalizar la efectividad y mentalidad de Owen Farrell a la hora de patear e los palos. Por lo menos, hay que igualar ese nivel de precisión.

Puede sonar apresurado hablar de Inglaterra cuando todavía faltan dos semanas y en el medio y hay un partido de Mundial. Lo cierto es que todo quedó reducido a ese encuentro. Así como desde mayo de 2013 se venía hablando del duelo con Francia, en estos 15 días será imposible no hacer referencia permanente al choque con los ingleses.

Por eso, la mayor dificultad que enfrenta el staff será quitarle dramatismo a la derrota con Francia. Se perdió un partido clave, se perdió un partido ganable, pero todavía hay luz al final del túnel. Las probabilidades de pasar de rueda juegan en contra, es cierto, pero lo peor que se puede hacer es perder la fe. Estas dos semanas deben servir también para, día a día, volver a creer. Sólo así será posible la hazaña. 
Por: Alejo Miranda
Foto: AP
Otras Noticias