INTERNACIONALES / Notas
Reafirmando su propuesta de un profundo cambio en el modelo actual de rugby, Agustín Pichot volvió a impulsar la Liga de las Naciones y dejó claro su intención de alcanzar un ingreso más equitativo. “Los grandes países se benefician de los pequeños. No hay solidaridad”, aseguró el Vicepresidente de World Rugby. Además >> Todos contra Pichot.
Dos semanas después de la serie internacional de noviembre, Agustín Pichot profundizó su propuesta de desafiar el statu quo y alcanzar un nuevo formato de competencia que nivele hacia arriba el rugby internacional y, fundamentalmente, lo haga más equitativo.



En esa sintonía, el argentino le concedió una entrevista a L’Equipe, y junto al prestigioso medio francés, detalló su propuesta de una profunda reforma económica para propiciar un reparto más razonable del dinero que este deporte genera a lo largo del planeta.

Con una Liga de las Naciones que contará con 36 seleccionados, divididos en tres divisiones y un sistema de ascenso y descenso en cada nivel como modelo, el ex capitán de Los Pumas dejó claro que las grandes naciones no están dispuestas a implementar esta modalidad y así renunciar a parte de sus ingresos.

“Todavía tengo un año y medio de permanencia en este cargo y lucharé con todas mis fuerzas”, aseguró Pichot que sabe que en la reunión que se llevará a cabo en enero del año próximo en Dublín se jugará buena parte de sus intenciones.

“World Rugby está trabajando en un nuevo proyecto de competición, una Liga de Naciones, para reemplazar los test de junio y noviembre. ¿Cuál fue el punto de partida? El hecho de que el rugby internacional de noviembre, o el de junio, ya no interesa, excepto en Inglaterra e Irlanda, cuando están los All Blacks. En Francia, los partidos contra Sudáfrica y Fiji no han logrado llenar el Stade de France. Y me parece que, desde hace algunos años, el mundo del rugby no es justo. Los grandes países se benefician de los pequeños. No hay solidaridad”, aseguró.

Y luego fue más allá: “Las injusticias son permanentes, financieras cuando las naciones del Tier 2 no reciben ninguna parte de las ganancias generadas por los partidos contra los equipos grandes que son los únicos organizadores, o se divierten cuando los jugadores de estos mismos países no son liberados por sus clubes - con el dolor de ganar menos dinero - para representar a su seleccionado”, añadió.

Con la cruzada en marcha y conociendo las modificaciones que introdujo en el rugby argentino, el segunda dirigente más importante de la entidad madre del rugby mundial jugará su pulseada más fuerte sabiendo que enfrentará una gran resistencia para cambiar un modelo que beneficia a las grandes potencias del rugby mundial. 
Por: A Pleno Rugby
Foto: LEquipe
Otras Noticias