INTERNACIONALES / Pro 14
Hace un año, comenzaba con un marco formal la fundación que crearon Siya Kolisi y su esposa, Rachel, para ayudar a su comunidad, en el difícil marco social y económico que atraviesa Sudáfrica.

Nacido y criado en una familia humilde de Zwide, un suburbio en las afueras de Port Elizabeth, Siya Kolisi escribió una estupenda historia de superación personal, con el rugby como fuerza para salir adelante.



Pero, lejos de olvidarse de sus raíces, el primer capitán negro en la historia de los Springboks y referente en la conquista de la RWC 2019 fue por mucho más y aprovechó su popularidad y liderazgo para ayudar a los más vulnerables.

Hace un año, y en medio de la pandemia, Kolisi le dio forma a la fundación que lleva su apellido y que comanda con su esposa, Rachel. Una de las tantas razones por las que decidió quedarse en Sudáfrica, a pesar de las ofertas que tuvo para emigrar a Europa.

A través de su organización y con la colaboración de empresas, voluntarios y allegados, Kolisi se metió en algunos de los barrios más pobres de su país para llevar alimentos, provisiones y solidarizarse con aquellas personas que no pudieron salir a trabajar ni tener ingresos por las restricciones.

El tercera línea, que dejó su vida en Ciudad del Cabo y su historia en Stormers y se mudó a Durban para sumarse a Sharks, celebró este lunes el aniversario de su fundación, con un sentido mensaje en redes sociales.

"¡Sirva como te gustaría que te sirvieran! Gracias a todos los que han apoyado a nuestra fundación el año pasado. Agradecemos todo el apoyo, sin importar cuán grande o pequeño sea, todavía marca la diferencia. Continuaremos desempeñando nuestro papel para cambiar la narrativa de nuestro país", escribió el capitán de los Springboks.

En el plano deportivo, Kolisi se enfoca ahora en el comienzo de la Rainbow Cup, la competencia que encontrará a las franquicias sudafricanas con las del Pro 14, a partir del próximo 24 de abril. 
Por: A Pleno Rugby
Foto: Instagram Kolisi Foundation
Otras Noticias