LOS PUMAS / Entrevistas
“Ledesma aportó más certezas”
12/9/2018(A Pleno Rugby)
Recuperado de un desgarro, Leonardo Senatore volvió a jugar para GER y ahora apunta a ser tenido en cuenta en los Pumas, a los que observó revitalizados a partir de la llegada del nuevo head coach. “Lo necesitábamos por la forma de ser que tenemos los argentinos de ir a medias. Él va a fondo”, aseguró. La actividad Puma en Gold Coast. La lesión de Lezana. La palabra de Matera.
Para pelear por un lugar, hay que jugar. Una lesión alejó de las canchas a Leonardo Senatore en la parte más importante del año para los Pumas, y ahora aspira a volver a ponerse en la consideración jugando para su club de toda la vida. El sábado, volvió a ponerse la camiseta de Gimnasia y Esgrime de Rosario (GER) y jugó 80 minutos por primera vez en mucho tiempo.



“Fue espectacular. Realmente sentí una emoción enorme, me acordé de toda mi vida en el club, de mis viejos, mi familia, mi hermana… toda la gente con la que crecí”, dijo en diálogo con
A Pleno Rugby. “Gimnasia es mi pasión. Fue un día espectacular que no me lo voy a olvidar.”

Senatore había jugado sólo cinco partidos para Jaguares en la temporada y un desgarro lo marginó de competir por un lugar en el plantel de los Pumas en el Rugby Championship. Para peor, una reglamentación de la Unión de Rugby de Rosario le impedía jugar para su club, pero una votación express horas antes del partido con Jockey finalmente lo habilitó. Aunque fue con derrota merced a un drop en la última acción del partido de Alberto Di Bernardo para el campeón vigente, Leo cumplió el objetivo de volver a competir.

-¿Hace cuánto que no jugabas para Gimnasia?
-Siete u ocho años.

-¿Cómo te sentiste después de un buen tiempo sin jugar?
-Terminé el partido muy cansado, hacía mucho que no jugaba y menos 80 minutos. De la lesión no sentí nada, por suerte. Después de tres meses era bastante. Después del trajín porque me dejaran jugar, gente que se opuso, todo el stress que me causó, por suerte pude volver a jugar con el club.

-¿Fue difícil que te dejaran jugar?
-Fue duro. Supuestamente la Unión de Rosario en una reunión del Consejo había establecido que no podían jugar los profesionales después de una vez que jugó Jero de la Fuente. Pero no había nada firmado, no habían mandado nada a los clubes. Hablé con el presidente de la Unión y del Regional. Se hizo una votación extraordinaria y por suerte se aprobó. Esto sienta algo para el avance de todos. Un profesional en un equipo de 15 no cambia nada. Lo bueno es que esto sirve para los que vienen. Yo ya tengo 34 años. Con los avances del profesionalismo, hace falta que el amateurismo acompañe, como pasa en Nueva Zelanda, por ejemplo.

-Es bueno para el jugador, para el seleccionado, para el club, para el torneo…
-Es ganar-ganar. Los contrarios tienen competencia mejor. Hablé con los chicos del Jockey y querían que juegue. Me pasó a mí cuando empezaba, siempre quería jugar con los mejores. Si no es mentirse a uno mismo. Además, los medios están mucho más atentos, tenés una mejor calidad de juego, hacés que más gente se acerque. No lo digo por mí, sino por los chicos que vienen. A veces no saben si firmar o no, porque es poca plata y después se quedan sin jugar. Además es algo excepcional, no algo que pasa todos los fines de semana. Hay que acompañar el crecimiento de la UAR.

-¿Volvés a jugar el sábado?
-El juego sábado de nuevo contra Old Resian. Espero volver a vivir lo mismo. Tengo muchos amigos en Old Resian, sé que van a estar contentos. Old Resian también nos apoyó.

-¿Cómo ves el presente de GER?
-Tengo muchos amigos entrenando el plantel superior, todos amigos míos que hemos crecido juntos. Verlos ahí me genera un extra de querer colaborar. El partido se nos fue por muy poco, estaba para cualquiera. Nos hubiera venido bien para acercarnos a semifinales. Lo primero que queremos hacer es hacer bien las cosas, tener un buen volumen de juego para después obtener resultados. Tenemos muchos jugadores que fueron exitosos en juveniles. Cuando maduren va a ser un equipo serio. Estamos en una etapa de crecimiento en todas las líneas y también afuera de la cancha. La misión es educar y contener a todos los chicos.

-Hablás como si fueras parte. ¿Te vas a involucrar más cuando dejes de jugar?
-Obvio. No sé cuándo. Soy fanático de Gimnasia, un apasionado de mi club. Estoy todo el día viendo y analizando rugby. No sé qué va a ser de mi carrera, pero sé que siempre voy a estar colaborando con mi club.

-Pero todavía no te retiraste. ¿Cómo sigue tu carrera en los Pumas?
-Por la lesión estuve afuera. Necesito agarrar ritmo como sea para competir por un lugar. Hoy no estoy dentro de los planes del staff porque no hablé mucho. Voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para jugar en los Pumas. Fue un año donde no tuve mucha continuidad. Quiero jugar para agarrar ritmo. Te podés entrenar todo lo que quieras, pero si no jugás es muy difícil. Así que estoy tratando de tener continuidad donde sea.

-¿Qué te parecieron los primeros tres partidos del ciclo Ledesma?

-Muy bien. Me gustó lo que vi. Se vieron en la cancha las cosas que se plantearon en las dos semanas que estuve acá con el equipo, viendo videos y entrenando. El juego con el pie fue muy bueno, ofensivo, con estrategia clara de presionar al rival todo el tiempo con y sin la pelota. Obviamente hay que tener en cuenta que jugamos contra los mejores del mundo. Se vio mucho el aporte de Gonzalo Quesada. Me gustó.

-¿Qué le aportó Ledesma?
-Fue como seguir evolucionando. Con todo lo que veníamos haciendo con el Huevo nos dio la posibilidad de ser mucho más quirúrgico en cada sector de la cancha. Esto viene gracias a que ya teníamos volumen de juego y un ataque desarrollado con el Huevo. Ledesma aportó más certezas. Cada uno sabe qué tiene que hacer en cada lugar de la cancha. También trajo disciplina, no sólo en cuanto a las reglas, sino a qué hacer dentro y fuera de la cancha. Les viene bien sobre todo a los jóvenes, entender que somos profesionales dentro y fuera de la cancha.

-¿Ser tan exigente puede tornarse contraproducente en algún momento?
-Tiene su forma de liderar. Tuve la suerte de haber jugado con él, y lo que dice lo hace. Eso quiere para sus jugadores. Que sean muy fanáticos del rugby, de ver, de aprender. Todos hemos crecido mucho. Se debe a que es fanático recontra exigente. Lo necesitábamos por la forma de ser que tenemos los argentinos de ir a medias. Él va a fondo. Trae toda una cultura de su paso por Francia y Australia que nos vino muy bien.
Por: Alejo Miranda
Foto: Daniel Salvatori
Otras Noticias