LOS PUMAS / Notas
El dolor de ya no ser
5/10/2019(A Pleno Rugby)
Los Pumas sufrieron una durísima derrota ante un candidato al título como Inglaterra y prácticamente sepultaron sus esperanzas de seguir con vida en el Mundial. El análisis, jugador por jugador, de un equipo que se vio superado en todas sus líneas brindando una desdibujada imagen. Además >> Crónica. Lavanini, expulsado. Creevy, récord

1 – Nahuel Tetaz Chaparro: firme en el scrum, si bien el partido no propició demasiado por esa vía. Se abocó al juego suelto, donde suele cumplir, y ya en la primera etapa había superado la decena de tackles. Un par de penales.

2 – Julián Montoya: intentó conectar con el line y adueñarse del maul, la fórmula con la que el equipo argentino pretendió lastimar. La Rosa le agarró rápido la mano y agotó cualquier variante. Compensó con un buen ratio de tackles (16).

3 – Juan Figallo: intentó hacer pesar su experiencia y el conocimiento previo que posee de los rivales. Surtió efecto en los primeros instantes, pero luego recaló en el desconcierto generalizado. Como los demás, se las ingenió para aportar tackle.

4 – Guido Petti: se quedó tempranamente sin un socio no solamente en la hilera, sino también como opción para romper la línea de ventaja. Careció de la pelota en sus manos, algo que le imposibilitó de ganar metros con su polenta.

 

5 – Tomás Lavanini: arrancó concentrado y metido, pero una imprudencia de su parte, rememorando viejas épocas que parecían desterradas, dejó a Los Pumas con uno menos. Hombrazo y golpe a destiempo sobre Farrell, y tarjeta roja.

6 – Pablo Matera (cap): el más sentido de todos. Con su ímpetu, buscó contagiar y producir un efecto rebote, pero sólo quedó en loables propósitos. Quiso calzarse la pilcha de héroe y hasta tiró un sombrero. La cara de la desazón.

7 – Marcos Kremer: ofició de bombero con algunos tackles salvadores y providenciales, aunque se lo vio muy solo en el rubro.
Bancó la parada y se las ingenió como pudo haciéndole frente a Vunipola & Cía. Uno de los aprobados, sino el único.

8 – Javier Ortega Desio: retornado a la titularidad, la entrega fue su principal virtud para involucrarse en los reagrupamientos y pretender pescar el balón. El árbitro, receloso tras la expulsión, lo tomó de punto penalizándolo en algunas situaciones.

9 – Tomás Cubelli: muy contenido en la conducción, seguido bien de cerca por la marca contraria y con escasa posibilidad de liberar con fluidez la pelota, obligado a pases cantados y sin cambios de ritmo. La rebeldía no estuvo de su lado esta vez.

10 – Benjamín Urdapilleta: el acierto a los palos del comienzo que mantuvo viva una ilusión que se diluyó lentamente. A tono con su compañero en el medio, fue bien asediado y le costó manejar la presión. Buenas y malas por igual sin sobresalir. 



11 – Santiago Carreras: muy activo y participativo, reluciendo la irreverencia típica de un joven entusiasta. Buscó involucrarse y lanzarse en ataque, muchas veces algo acelerado y generando pérdidas de posesión. Se animó, rompió y asistió a Moroni.

12 – Jerónimo de la Fuente: con ciertos chispazos de arranque para conectar, asociarse y plasmar algún quiebre en la defensa rival, no siempre con el acompañamiento deseado. Concluyó el match como un improvisado apertura.

13 – Matías Orlando: sus ganas de mostrar sus cualidades lo llevaron a tener un partido con altibajos, con vocación para tacklear si bien no siempre de la manera más efectiva (de los que más erró). La dupla central contraria terminó opacándolo hasta ser reemplazado.

14 – Matías Moroni: espíritu combativo y versatilidad para adaptarse a la línea de backs, se la jugó por su punta fabricándose algunos espacios que no alcanzó a explotar del todo. Apareció fulgurante y apoyó el try del honor. Uno de los que lo merecía.

15 – Emiliano Boffelli: superado en velocidad y con pocas oportunidades de contraatacar, fue víctima del juego desplegado de los ingleses. Sufrió una peligrosa carga en el aire de Manu Tuilagi que dio la sensación no haber sido medida con la misma vara.


16 – Agustín Creevy: un partido que en lo particular significó su 88 cap (récord absoluto en la historia Puma), pero en lo general quedará en el olvido.

17 – Mayco Vivas: ingresó para renovar los aires de la primera línea y vivió un simpático duelo con Marler, parecidos en lo físico. No mucho más.

18 – Santiago Medrano (h.): también aportó su granito en el scrum, aunque terminó avasallado como el resto en la última jugada (try de Cowan-Dickie).

19 – Matías Alemanno: entró para balancear a los forwards y para recuperar fuerzar de choque para afrontar el duelo con 14 jugadores.

20 – Tomás Lezana: capturó con maestría una pelota en el line, distribuyó velozmente y usufructuó la acción para la anotación de Tute Moroni. Era por ahí.

21 – Felipe Ezcurra: sin posibilidades de generar algo nuevo o salir de la monotonía. Compromiso y una buena sesión en la solitaria conquista argentina.

22 – Lucas Mensa: debut mundialista en una brava parada y en la que dejó todo para estar a la altura. Cualquier análisis escapa a sus posibilidades.

23 – Bautista Delguy: se lanzó a correr ni bien puso un pie en cancha. Intentó ponerle pimienta a la cosa, pero ya era todo un sinsabor. 

Por: Ignacio Mango (@nachomango)
Foto: GaspaFotos
Otras Noticias