MUNDIAL 2023 / Notas RWC 2023
Con Inglaterra como primer rival, el seleccionado argentino tiene un buen tiempo de trabajo por delante para llegar de la mejor manera posible a la Copa del Mundo 2023. Allí, intentarán repetir la hazaña del partido inaugural en 2007, el único triunfo en un debut. ¿Cómo fueron los estrenos mundialistas para los argentinos? 

Dicen que siempre se vuelve al lugar donde se fue feliz. Y si de mundiales se trata, para Los Pumas no hubo mayor felicidad que aquel histórico tercer puesto en el Mundial 2007.



El estreno no será en el Stade de France como en aquel momento, pero el Velodrome de Marsella también es Francia, que hoy es además hogar de muchos jugadores argentinos.

Aquel inolvidable 2007 fue la única vez que el seleccionado nacional pudo comenzar la copa con una sonrisa, con triunfo sobre Les Bleus por 17 a 12 con la épica corrida al ingoal de Ignacio Corleto. El resto, todas derrotas.

La primera aparición Puma en una Copa del Mundo fue ante Fiji, en Nueva Zelanda 1987. Los duros isleños se impusieron por 28 a 9 ante Hugo Porta y compañía en Hamilton, en una travesía que terminaría en la fase de grupos.

Para 1991, aparecía una potencia en el horizonte. Los Wallabies de David Campese, que semanas más tarde se quedarían con el título, ganaron por 32 a 19 en Llanelli.

Cuatro años después, en tierras sudafricanas, Los Pumas salían a la cancha en Durban para enfrentar a Inglaterra. Los tries de Lisandro Arbizu y Patricio Noriega no fueron suficientes para contrarrestar la puntería de Rob Andrew, que aportó con el pie todos los puntos para el 24 a 18 final.

Para la RWC de 1999, por primera vez los argentinos se vieron las caras con el dueño de casa en el partido inaugural y en el Millennium de Cardiff daban pelea ante el Dragón con la puntería de Gonzalo Quesada. Sin embargo, los británicos vencieron 23 a 18.

El contexto fue similar para Australia 2003: en Sídney, los Wallabies, que venían de ser campeones del mundo, festejaron por 24 a 8 ante 81 mil personas en lo que fue el primer paso hacia una nueva final.

Para el planeta ovalado fue una señal de alarma la actuación de Los Pumas en 2007 y cerca de sufrir un golpe de entrada estuvo Inglaterra, que pisó Nueva Zelanda 2011 como subcampeón. La Argentina tuvo contra las cuerdas al equipo de un errático Jonny Wilkinson, que salió a flote con el ingreso de Ben Youngs y ganó 13 a 9 en Dunedin. 



Para 2015, el conjunto de Daniel Hourcade tuvo el debut más complicado de todos: posiblemente los mejores All Blacks de la historia, con la chapa de campeones y listos para confirmar su potencial en Inglaterra. En Wembley, hubo partido y aroma a milagro hasta que los kiwis impactaron desde el banco y aceleraron en la recta final para ganar 26 a 16.

El antecedente más reciente, en Japón 2019, dejó para el equipo argentino el sabor amargo de haber sido el único responsable de la derrota por 23 a 21 con Francia. En Tokio, el conjunto de Mario Ledesma "regaló" el primer tiempo (20 a 3 para Les Bleus), cambió la cara en el segundo para estar 21 a 20 a 10' del final y un drop de Camille Lopez sentenció el trámite para los europeos.

Con dos años y monedas más de trabajo para Ledesma y con los cimientos que dejó el Tri Nations 2020, ahora Los Pumas tienen todo para trabajar con la cabeza pensando en el 9 de septiembre de 2023. Una vez más, espera Inglaterra. Una vez más, en Francia. Habrá que volver a ese lugar (y a ese momento) donde se fue feliz. 
Por: A Pleno Rugby
Foto: A Pleno Rugby
Otras Noticias