R CHAMPIONSHIP / Notas RCH
Rugby, millones y jugadores
14/9/2020(A Pleno Rugby)
¿Se relativiza lo deportivo? El Rugby Championship y la Bledisloe Cup tendrán como finalidad casi única la de generar ingresos para las uniones socias de SANZAAR. Pumas, All Blacks, Wallabies y ¿Boks?, empiezan a mirar de reojo un torneo que tendrá lo deportivo en un segundo plano. La mirada de Eugenio Astesiano. Además >> Los Pumas encaran una nueva semana.

Australia -y no Nueva Zelanda- cobijará el Torneo que tiene, como finalidad casi única, hacer que las uniones socias de SANZAAR tengan algo de fondos disponibles para atravesar lo que queda del 2020 y lo que viene del 2021 con algo de oxígeno financiero en medio del caos. ¿Lo deportivo? Sí, es importante pero pasa a un plano relativo a la necesidad de los entrenadores de empezar a probar alternativas, a dar rodaje a nuevos jugadores, de buscarle la vuelta a la vuelta y a, en todos los casos, comenzar un nuevo ciclo.



Tres de los cuatro equipos, a excepción de Los Pumas, tienen nuevo Head Coach: el campeón defensor, los Springboks, a Jacques Nienaber, quien fuera el entrenador asistente de Rassie Erasmus en Japón. Los All Blacks, a Ian Foster, el histórico entrenador asistente de Steve Hansen -que llegó al cargo no sin polémicas alrededor- y los Wallabies, a Dave Rennie, un entrenador que estuvo con el M20 de Nueva Zelanda y que sacó campeones del Super Rugby a los Chiefs en 2012 y 2013. Luego en 2017 se fue a Glasgow y tras dejar el equipo escocés, suplantará a Michael Cheika en Australia.

¿Por qué se relativiza lo deportivo? Hasta ahora, las disputas, discusiones y misse en scene que han salido a la luz han sido todas de índole económica. Jacinda Ardern, la Primer Ministro de Nueva Zelanda, se mostró molesta y acusó a SANZAAR de hacer política para evitar que el torneo llegase a ese país como casi todos esperaban. También, el Alcalde de Queenstown, la bella ciudad turística ubicada en la provincia de Otago, en la Isla Sur, lleva invertida una buena cantidad de millones para que cada equipo tuviese dónde hospedarse, entrenar y moverse con la mayor seguridad sanitaria. Ellos fueron los primeros en hacer declaraciones altisonantes.

Sin embargo, el dinero que pusieron NSW (New South Wales, la provincia australiana) y Sydney, más las políticas implementadas para que cada equipo, desde su llegada allí, pueda entrenar sin inconvenientes, sin tener que hacer cuarentena ni hacerlo en etapas, terminaron de inclinar la balanza. En Nueva Zelanda, las estrictas políticas respecto a los entrenamientos, cuarentenas y protocolos de ingreso y egreso del país (que Ardern no estuvo dispuesta a cambiar) fueron el impedimento esencial.

¿Los casos de Covid de en Los Pumas y su Staff? Relativizados por completo en Australia. Así de confiados están allá en el éxito de su programa de cuidados sanitarios y control de la situación.

Sí, es verdad que dos partidos seguidos de la Bledisloe Cup se jugarán en Auckland y Wellington en octubre, pero es a todas luces un premio de consolación al lado de los millones que implicaba tener los doce del Rugby Championship completo.



Lo deportivo: Foster nombró para los All Blacks, después de partido-trial que jugaron los representativos de las Islas Norte y Sur hace dos semanas, un plantel de 35 jugadores, que parece un poco escaso si se lo compara con los 44 designados por Rennie para Australia y los 46 de Ledesma para Los Pumas. ¿Falta Sudáfrica? Si.

Hay un problema y la política -y los millones- juegan también su partido en la tierra de los vigentes campeones del Championship y del Mundo: Según Jurie Roux, CEO de South Africa Rugby Union, la última palabra para definir si los Springboks van a participar o no del torneo, la tiene Rassie Erasmus. Deportivamente, tanto Springboks como Los Pumas van a llegar a Sydney sin haber jugado nada de rugby desde marzo. Seis meses sin jugar.

Entonces, por un lado, entrenador nuevo, plantel nuevo (hay muchos jugadores en el exterior que va a ser complicado que sean convocados) y nada de competencia, más la imposibilidad de salir de Sudáfrica (suena parecido, ¿no?) hacen un combo que potencialmente, pueda impactar en el resultado de los partidos, trayendo derrotas potencialmente abultadas y estigmatizantes.

¿El potencial problema del Covid en los Boks? Al igual que con Los Pumas, para Australia no es un problema.

De todas maneras, lo que sí tiene todos los números para ser un problema importante, es la salud de los jugadores. Handré Pollard se rompió los ligamentos jugando ayer su primer partido del año en Montpellier y es de esperar -ojalá no ocurra ninguna, desde luego- que las lesiones se hagan presentes. Si siempre lo están en un deporte de contacto, seis fines de semana seguidos entre equipos que no solo no juegan sino que tampoco entrenan bien desde marzo, va a traer consecuencias.

Eso es algo que entrenadores, PF y dirigentes manifiestan en privado y saben que indefectiblemente, a causa del tiempo sin competencia, puede ocurrir con mayor probabilidad.

¿Rugby? va a haber. ¿Dinero? seguramente también. ¿Quiénes van a jugar? Eso está por verse.

Por: Eugenio Astesiano
Foto: A Pleno Rugby
Otras Noticias