URBA / El Lado B
“Me preguntaban si la sirena funcionaba”
Luciano Villalba es jugador de San Albano y lo combina con dos actividades particulares: el traslado de pacientes a kinesiología y andar en jeep. El hombre del Banano charló con A Pleno Rugby y contó que si sos jugador de rugby el bullicio es algo que hay que hacer siempre y con una ambulancia se puede hacer mucho.

“Realmente lo disfruto mucho al trabajo, ya que me gusta mucho manejar y la gente que llevo es muy agradecida”, sostuvo Luciano Villalba. El hombre de San Albano maneja una ambulancia en la que hace traslados de pacientes a kinesiología. “La pregunta que me hacían siempre era si la sirena funcionaba y claro que funciona, sino no es una ambulancia”, bromeó.

- ¿Qué hacés de tu vida además de jugar en San Albano?
- Ufff, un montón de actividades. Laborales: dos cosas, manejo una ambulancia y soy Mecánico Dental. Después extra laboral, soy mecánico automotriz, me encanta desarmar autos, restáuralos y volver a armarlos todo hobby. Igual mi sabiduría en mecánica la utilizo a diario con el tema de las ambulancias y los chicos del club que me preguntan por cosas q les pasan a sus autos. Pero lo que más me gusta hacer es andar en jeep, tengo un Willys del año 46, me encanta usarlo en barro, siempre que puedo me escapo y lo embarro hasta el último tornillo. Jajaja

- ¿Cómo combinás ambas actividades?
- En este momento no estoy jugando por una lesión de rodilla que tuve a principio de año, pero siempre pude combinarlas bien ya que la ambulancia la manejo a la mañana y tengo toda la tarde libre.

- ¿Qué diferencias y similitudes encontrás en tu trabajo con el rugby?
- Desde que juego rugby solo aprendí cosas que aplico en la vida a diario, creo que una de las más importantes es el respeto y el relacionarse con la gente, los viejitos que llevo por lo menos se divierten en los viajes (risas)

- ¿Compraste una camioneta y la hiciste ambulancia?
- Mis ambulancias son para traslados de pacientes ambulatorios, por suerte, ya que hacer emergencias es muy estresante. Llevo a los viejitos a hacer kinesiología, los dejo, los atienden y después los devuelvo a la casa. Realmente lo disfruto mucho al trabajo, ya que me gusta mucho manejar y la gente que llevo es muy agradecida.

- ¿Qué te llevó a eso?
- La historia es simple, mi mama tiene un centro de kinesiología y ella tercearizaba el servicio de ambulancias, pero la verdad no rendía porque lo prestaban mal al servicio. Tardaban mucho, llegaban a cualquier hora, no buscaban los pacientes y de un día para el otro esta empresa de ambulancias tercearizadas se fue, entonces decidí tomar la posta de eso y fundé mi propia empresa de traslados en ambulancia. Por suerte salió todo bien desde el principio.

- ¿La usaste alguna vez con alguien del club?
- Para trasladarlos no pero para hacer bullicio si, jajaja. Si sos jugador de rugby el bullicio es algo que hay que hacer siempre y con una ambulancia se puede hacer mucho. Jajaja. Igual mejor lo guardo como recuerdo.

- ¿La llevaste al club alguna vez?
- Ufff, un montón de veces y no solo a nuestro club, a otros también. Hubo muchos partidos en los que yo iba por Pavón levantando a todos los jugadores que no tenían para ir a jugar de visitante, hemos ido 12 jugadores que si no llegamos creo que la Pre no podía jugar.

- ¿Qué te dijeron los chicos de Albano?
- Uhhh, un montón de cosas. Al principio no lo podían creer, pero después se acostumbraron y no preguntaban más. Igual la pregunta que me hacían siempre era si la sirena funcionaba y claro que funciona, sino no es una ambulancia, jajaja.

Por Cintia Ricca Bramajo
Fotos: Gentileza Luciano Villalba
www.aplenorugby.com.ar

Relacionados

Otras Noticias