URBA / Testimonios
Luego de la victoria en la final del URBA Top 12 ante Hindú, Santiago Van der Ghote contó que fue un “gran alivio por los chicos”. Luego de 17 años de sequía y cinco finales esquivas, Alumni se sacó la mufa y va por más. “Éste es un plantel muy chico que puede escribir una historia linda dentro del rugby”, aventuró el coach. Sección Especial >> Alumni campeón.
Van der Ghote, campeón como jugador y entrenador, se sacó el peso que lo atormentaba. El coach del Alumni campeón, junto a Nahuel Neyra, logró sacarse el estigma de 17 años sin festejar y las cinco finales perdidas en forma consecutiva. 


Con respecto a la experiencia que vivió el último fin de semana, comparada a la del 2001 cómo jugador, Santiago contó en una nota con Olé: “La diferencia más grande está en el juego. Ese equipo de 2001 era muy limitado y nosotros nos fuimos construyendo y armando en base a la defensa y a la vergüenza. Veníamos de un 2000 en el cual nos fuimos a Reubicación y arrancamos en el 2001 con 40 jugadores nada más. El club estaba vacío. Sin un 2000 nosotros nunca hubiéramos podido tener un 2001. Tocamos fondo y nos hizo entender que si nosotros no nos hacíamos cargo de eso, no íbamos a poder salir. Tuvimos una humildad muy grande y eso hizo que no nos saliéramos del libreto. Jugamos un rugby muy conservador y así fuimos muy fuertes en la presión y en la defensa”.

Además, el entrenador comparó: “Este equipo es diferente porque llegamos habiendo jugado la final el año anterior: era muy difícil pararnos delante del grupo y decir “somos unos chotos”, porque era mentira. Nos encontramos con que fuimos punteros muy rápido y quizás eso nos confundió o no nos hizo bien. Descuidamos la defensa y el equipo se empezó a caer. En ese momento sentamos a los jugadores y les remarcamos el esfuerzo y el sacrificio, que al rugby se juega con locura, con golpe. Si nos lesionábamos todos, terminábamos el año con los que sobrevivieran, pero iban a quedar solo los que resistieran. Ahí el equipo empezó a volver a creer y a confiar”.

“Personalmente no me saco una espina contra Hindú, pero sí me alivio mucho por los chicos. No quería que nadie les empiece a decir lo que nos decían a nosotros, que no sabíamos ganar finales, que jugábamos bárbaro pero las perdíamos. Hoy estos chicos jugaron cuatro partidos de playoffs y ganaron tres, la historia es otra. Espero que ellos escriban una historia diferente. No quiero que les pongan un mote a ellos, que recién empiezan, cuando nos lo ganamos nosotros”, manifestó el coach.

A la hora de hablar sobre el futuro y los pendientes del equipo, Van del Ghote expresó: “El hambre de estos chicos no creo que ya esté conforme. Y no solamente de los que jugaron, sino de aquellos que no pudieron hacerlo, que quieren ganarse un lugar y tener su final. Tenemos como guía el Alumni de los cuatro títulos seguidos (de 1989 a 1992). Éste es un plantel muy chico que puede escribir una historia linda dentro del rugby. Ojalá que el año que viene no arranquemos aflojando el golpe, aflojando el tackle y con la ilusión de querer más.
Por: A Pleno Rugby (Fuente: Olé)
Foto: Emiliano Raimondi
Otras Noticias